Si quieres ser feliz, necesitas tener alguna de estas cinco amistades en tu vida

 Lxs dulces son muy apetitosos, pero también debes contar con amigxs salados, agrios, amargos y umami

Quizá pienses que necesitas a tu lado un tipo de amigx muy concreto. Porque así te gustan las personas. Porque así eres tú. O porque así no eres tú y crees que te conviene alguien que te complemente. Pero, según afirma en un artículo para Pyschology Today la profesora de psicología Camille Johnson, de la Universidad Estatal de San José, "la clave para construir un grupo de amigxs efectivo es tener una colección de personas que brinden diferentes fortalezas y tipos de apoyo: personas que son dulces, agrias, saladas, amargas y umami".

Necesitas a alguien positivo en tu vida

Las primeras, las dulces, te proporcionan dos cosas. Por un lado, una experiencia muy agradable: son amables, son generosas y siempre se preocupan por ti. Eso ya mola de por sí. Por otro lado, dice Johnson, protección contra el entorno. No en vano, las personas con amigx agradables "tienen menos probabilidades de internalizar los problemas y tienen mayores habilidades prosociales". Amigxs así hacen que todo sea un poquito más llevadero. Estés en la movida que estés, siempre tienen un enfoque positivo que regalarte.

Pero también un poquito de escepticismo

¿Pero qué hay de las personas desagradables? Según esta experta, también necesitas amigxs así. En sus propias palabras, "pueden aportar un saludable escepticismo para ayudarte a comprender los motivos y las acciones de los demás", además de "ayudarte a seguir velando por tus propios intereses". La gente no siempre es buena. El enfoque positivo no siempre es posible. A veces, una mirada desconfiada es el mejor escudo para protegerte de personas que quieren hacerte daño. Y los amigos salados te impulsan a adoptarla.

Luego están las amistades agrias: son aquellas personas que tienden a experimentar mucha tristeza, mucha ansiedad o mucha rabia. Es normal que pienses que no necesitas a gente así en tu vida, pero te equivocas. Tal como señala Johnson, estas personas te ayudan a validar tus propios estados de ánimo negativos. Imagínate vivir rodeado exclusivamente de personas dulces que no aceptan la tristeza. No sería muy saludable. Al fin y al cabo, "la validación de las emociones negativas reduce su intensidad y aumenta la autoestima".

¿Personas raíz? Sí, quiero

En cuanto a las amargas, su catalogación tiene más que ver contigo que con ellas: te hacen sentir cierta envidia. Y eso no es malo. "Ser superado puede impulsar a las personas a trabajar más duro y persistir en las tareas difíciles". Solo necesitas una buena actitud para no caer en la amargura improductiva. Por último, están las amistades umami, que son las amistades de toda la vida. Personas que te conocen desde hace muchísimo tiempo y te mantienen conectado a tus raíces. Personas que te recuerdan quién eres en realidad.