La ciencia ha encontrado las dos preguntas que predicen tu ruptura

Cuántas veces te has preguntado cómo sería tu vida si no hubieras hecho aquello o si hubieras hecho eso otro, ¿Qué habría pasado si hubieses salido en vez de quedarte a ver Netflix toda la noche?, ¿Y si hubieses aceptado ese trabajo? Es muy normal plantearse, y más de una vez, las miles de vidas que hubieras podido tener y cómo de distintas serían a la real. Y entre todas esas cuestiones destaca una: ¿Qué estaría haciendo ahora si no estuviera con mi pareja? Esta es, según los científicos, una de las dos preguntas que pueden predecir tu ruptura.

Los investigadores Leora Friedberg y Steven Stern de la Universdiad de Virginia llevaron a cabo un estudio en el que le hicieron a casi 3.600 personas estas dos preguntas:

1. En una escala de 1 a 5, siendo 1 mucho peor y 5 mucho mejor, ¿cuál sería tu nivel de felicidad si tú y tu pareja os separarais?

2. ¿Cuál crees que sería el nivel de felicidad de tu pareja si os separarais?

Aunque pueda parecer que la primera es crucial, realmente la respuesta a la segunda cuestión es mucho más importante. Las parejas respondieron a estas preguntas en dos veces: una durante la primera oleada de la encuesta, en 1987-88, y otra seis años después. Se separaron un 7% de los encuestados y, de ese grupo, los que habían contestado que su vida sería peor si cortaran fueron menos. Lo interesante es, precisamente, que la mayor tasa de divorcios se observó en aquellos que tenían percepciones muy diferentes a las de su pareja. Sobre todo, si había más de dos puntos de diferencia conforme a lo que pensaba el otro. Es decir, si tú contestas a la segunda pregunta que tu pareja estaría mucho peor sin ti y en realidad esa persona contesta que estaría mucho mejor, ruptura asegurada.

Con este estudio, Stern y su colega demostraron básicamente una verdad como un templo. Si tiendes a relajarte y a dar por sentado que esa persona va a estar ahí porque sí, todo se va a la mierda. Para qué hacer esfuerzos, dar sorpresas o mostrar cariño si ya sois pareja. "Cuando el sujeto opera en el supuesto de que su pareja está feliz con su relación, tienden a actuar de modo menos considerado. Por ejemplo, cancelas los planes para poder quedarte más en la oficina", explica Stern.

Otra de las conclusiones que se desprende de esta investigación es que la comunicación es fundamental: "Si los integrantes de una pareja se abren y hablan de sus emociones, necesidades y preocupaciones, los malentendidos graves son imposibles de evitar".

En definitiva, la ciencia nos está indicando que, por una vez, intentemos no mirarnos el ombligo. Estas dos simples preguntas nos dan la oportunidad de levantar la vista y pensar en qué siente la persona con la que compartimos nuestra vida. Nunca des nada por sentado, que el día menos pensado vuelves del curro y te encuentras cenando solo porque tu pareja contestó que estaría mucho mejor sin ti.