Con el autoerotismo descubrirás que tu cuerpo todavía tenía mucho placer para darte

Si has llegado hasta aquí buscando lujuria o alguna técnica asiática para volverte loco cuando estés a solas en casa, debes saber que los tiros de este artículo no van por ahí. Esto no va de masturbarte, va de que te veas a ti mismo como a una persona sensual. De que te relaciones con tu propia sexualidad con naturalidad, de que te des permiso para disfrutar de lo erótico que puedes llegar a ser. "La masturbación suele ser algo muy encaminado al orgasmo y a lo físico, centrado en lo genital. El autoerotismo incluye los aspectos emocionales de tocarte a ti mismo", explica la terapeuta sexual Marina Castro. El concepto que la experta propone va de la mano con la masturbación, pero aporta mucho más a tu autoestima y, seguramente, después de descubrirlo tu placer sí sea más intenso o, por lo menos, muy distinto.

El autoerotismo es la capacidad de verse a uno mismo como a alguien sensual y sexual aceptando el propio cuerpo y respetando sus defectos. Se trata de encontrar tu placer y aceptarte a ti mismo mientras lo haces. "Es una actitud que hay que encontrar y trabajar", dice Castro. Piensa en esto: si no haces el amor con alguien que no te gusta, ¿cómo vas a masturbarte plénamente si no dejas de criticar tu cuerpo y tu personalidad? Pero esto, según la experta, tiene arreglo. "Es bueno escoger momentos para cuidarse con tranquilidad. Ponerte crema mientras te masajeas, prepararte una bañera relajante... cosas que impliquen tocarte y conocerte sin centrar la experiencia en el orgasmo", aunque después pases a 'la acción'. Porque, obviamente, disfrutar de la masturbación no tiene nada de malo, pero hay que tener claro que no es su finalidad. "Lo más importante para un buen autoerotismo es no tener ningún objetivo ni un tiempo límite", aclara.

Es una forma de conectar con uno mismo a nivel físico, mental y emocional y superar tus tabúes y vergüenzas. "Me acepto, me quiero y, como señal de ese afecto, me acaricio y me toco", dice Castro. Así no solo mejorará la concepción que tengas de ti mismo, sino también las relaciones que tengas con tu pareja. "Si no estás bien contigo mismo sexualmente probablemente tengas problemas con tus parejas. Pero un buen autoerotismo te asegura mayor frecuencia en tus relaciones", asegura.

Y aunque esta forma de concebir el autoplacer, tan sencilla como abstracta, no está limitada a ningún género ni edad concreto, es especialmente potente para mejorar la sexualidad femenina. Seas, o no, parte de ese grupo de mujeres a las que ni se les pasa por la cabeza tocarse, se sienten sucias y dicen que ellas 'no lo necesitan', ahondar en esta técnica hará crecer tu seguridad como persona y sexualmente. "Sirve para verte a ti misma como una mujer sexual, un aspecto a menudo olvidado (por las propias mujeres) desde la sociedad y la religión", explica Castro. La psicóloga recomienda plantarse frente al espejo desnuda para observar tu cuerpo sin críticas, tocando cada parte de ti sin juzgarla. "Esta es la parte más difícil, poder mirarse y reconocer todo lo que no encaja con los cánones de belleza y ver lo bonito de ello, tratarse con amor en vez de con dureza".