Si Te Atreves A Ser El Clavo Que Saca Al Otro, Prepárate, Podrías Sufrir Mucho

Dicen que nunca sabes cuándo ni dónde vas a encontrar un nuevo amor, que puede llegar en el momento menos esperado. Y aunque sea un tópico no deja de ser verdad, porque, de repente, aparece esa persona que tanto anhelabas y tu vida da un giro de 180 grados. Te encanta, todo te parece estupendo, fantástico y maldices no haberla encontrado antes. ¿Dónde se había escondido todo este tiempo? Sí, por fin has hallado a alguien a quien consideras el ser más maravilloso de la tierra, pero viene con un lastre: tiene un ex muy reciente.

Pronto, lo que apuntaba hacia un idilio maravilloso se torna en dudas, celos, reproches, desconfianza y unas discusiones, débiles pero insanas, que resultan piedras en los zapatos cuando intentas forjar una relación. Tu pareja recibe llamadas en las que se corta la tensión, mensajes de madrugada y, sobre todo, tú notas que algo está fallando. Dirá que no te preocupes, que es algo normal cuando se termina una relación de cuatro años (por ejemplo) y se empieza otra de forma casi consecutiva. 

Tal vez, el tiempo lo vaya arreglando, sobre todo cuando su ex conozca a otra persona o, simplemente, supere la ruptura. Sin embargo, la ligera pasión del principio se va diluyendo, sientes la tristeza en sus ojos y ya no existe la misma complicidad. No es cuestión de desconfianza, sino de un problema por solucionar, de una carga muy jodida para los inicios de una relación. ¿No había más gente para elegir en aquella fiesta?

Ahora queréis saberlo todo el uno del otro, pero cuando el pasado de uno de los dos es tan reciente, hay que tener cuidado con las conversaciones y las palabras que se utilizan en cada una de ellas. Sin embargo, es preferible hablar cuanto antes sobre este tipo -y cualquier otro- de trabas. Es posible que al empezar no le deis la suficiente importancia porque todo marcha bien, pero deberías preocuparte por estar en el mismo punto emocional que la persona con la que te planteas un futuro. Surge esta situación, dejes crecer tus celos, nunca mientas y, sobre todo, no dejes de confiar solo porque la situación no sea la ideal.

Es muy difícil estar con una persona que podría dejarte en cualquier momento, que puede estar echando de menos a su anterior pareja y, de repente, decidir que lo mejor es retomar aquella relación. Por supuesto, tu nuevo amor te contará qué pasó para que aquella otra persona ya no forme parte de su vida, pero ya no importa tanto lo sucedido como sus sentimientos actuales. Empatiza, entiende que tu pareja puede estar atravesando un momento de muchas dudas. Su cabeza le dice que debe pasar página y que eso que tú le haces sentir es un nuevo libro, pero es muy difícil deshacerse de quien te marca hondo en el corazón. Ahora, lo que más necesita de ti es apoyo y no reproches. Cariño, no desconfianza. 

Dudas Sumario Codigo Nuevo
Pero si no estás dispuesto a ser ese pilar que el otro necesita, ese clavo que arranca al otro (a lo mejor no quieres implicarte tanto aún), será mejor que no te enganches a alguien que tenga el corazón todavía herido. No solo por tu salud emocional, sino por la de ambos. Evidentemente, cuando alguien sale de una relación, tarde o temprano empezará otra, pero lo importante es haber cicatrizado antes. Lo crucial es haber aprendido a estar feliz con uno mismo y tener la tranquilidad emocional para arrancar una nueva aventura amorosa, volver al mercado sin una carga peligrosa sobre los hombros.