7 indicadores de que vuestra relación se ha convertido en un matrimonio de ancianos

Alguien te lo tenía que decir y voy a ser yo: os habéis convertido en unos señores. Pero no señores con clase, no. Que no hablo de elegancia o dinero: de mirar tu Rolex y que te recoja tu mayordomo Rupert en limusina. Nada más lejos. Lo que quiero decir es que dais algo así como pereza. No te apures, que sé que no sabes cómo has pasado de ser la pareja más molona del grupo a mutar en un matrimonio de unos 300 años (año arriba, año abajo que tampoco hay que ser tiquismiquis), pero es así. Es más, y te aseguro que me duele decírtelo como si yo también lo hubiese vivido, pero he visto a abuelos de 80 con los que me iría de festival antes que con vosotros a pedir café para llevar.

 Pero no te alarmes: esto le puede pasar a cualquiera. Sabemos que entre la falta de tiempo, las obligaciones diarias, la vida de estrés que llevamos y la rutina a la que nos vemos abocados, no es fácil. Uno se vuelve aburrido así, sin darse cuenta. Y claro, cómo no vas a acabar teniendo una relación de bostezo… Pues, muy fácil. Para evitarlo basta con detectar las señales que nos advierten que estamos convirtiendo nuestra relación en algo menos excitante que nuestra cuenta corriente a fin de mes. ¿Cómo? Échale un vistazo a esto, que te decimos cómo ponerle remedio:


Sexo empolvado

Como anticonceptivo natural lo de no hacerlo más de una vez al mes, ayuda. Pero no fomenta la unión de la pareja ni el deseo. Cuando entramos en el bucle de la rutina y el cansancio del día a día acabamos sucumbiendo a él en actos tan necesarios como es sentir a nuestra pareja. Estar cerca no es solo sentarse a ver un reality y criticar unidos, sino dedicarse tiempo. También en la cama. Quienes no se sienten deseados inevitablemente se apagan, tanto su propia luz como la de la chispa que hay entre ellos. Si esto ocurre no hay nada como invertir tiempo de calidad en pareja. Una escapada o un plan distinto a lo que soléis hacer y muchos mimos y, sobre todo, ganas de volver a descubriros. A veces las cosas están tan a mano que se nos olvidan cuánto nos gustan.


Verano azul

No te digo que te vayas a recorrerte Sudámerica con una mochila con dos calzoncillos para un mes o a hacer puenting sin cuerda pero, ¡todas las vacaciones a la casa de sus padres o a la de los tuyos acaba quemando hasta un santo! Ya sé que estáis mal de pasta pero realmente es una cuestión más de currárselo: pensar en algo distinto, intentar sorprender a la otra persona y no dejarse llevar por lo fácil que es ir con destino fijo. Porque lo único fijo es que no vais a vivir nada diferente. ¡Vamos, arriesgad un poquito que la vida está a la vuelta de la esquina!


Los ermitaños

Resultado de imagen de sofa gif“¿Para qué vamos a salir a tomar algo si vamos los dos solos? Mejor nos quedamos en casa tan a gusto y no gastamos”. ERROR. ¿A quién necesitáis aparte de a vosotros mismos para pasar un rato maravilloso? ¿Sabéis por qué es tan necesario algunas salidas cada cierto tiempo? No solo se oxigena la pareja sino que en casa prestamos atención a muchos estímulos: la tele, la radio, el ordenador… Cuando sales a cenar, a tomar una caña o dar un paseo es cuando de verdad la pareja habla. Cuando hay comunicación y la atención se la lleva lo realmente importante: vosotros.


Dejarse hasta casi desaparecer

La confianza es esencial en la pareja, pero si dicen que la confianza da asco, es por algo. Algo tan primordial como este valor no debemos llevarlo al extremo en el que se convierta en dejadez. Tanta que ni nos reconozcamos… Si cuando has vivido solo estabas siempre oliendo a rosas por si te salía plan, ¿por qué te plantas un viernes el pijama y no te lo quitas hasta el domingo (y a todo esto sin pasar por la ducha, por cierto)? Si en tu época de latinlover decidiste que tú querías ‘corta y poda’, ¿por qué ahora tu zona ‘cero’ parece el Amazonas? Si llevas viviendo en pijama desde los 10 años o no te has depilado en la vida, lo entiendo, lo respeto y #oletú pero si no es así, primero hazlo por ti. ¿A qué viene esta dejadez? ¡No te olvides de ti mismo ni el uno del otro! Declarad jornada de pijamas y pelos fuera y quereos mucho.


A dormir con los Lunnis

Resultado de imagen de sleep gifSi ni tu abuela cuando llama os encuentra despiertos esto ya es un problema. Seguramente te levantas muy pronto pero si por sistema haces esto acabas no teniendo vida, ni de pareja ni propia. Si un día os acostáis muy pronto porque estáis muy cansados, al día siguiente intentad compensarlo con una cena con sobremesa, una charla en la cama y lo que surja… ¡Un momento íntimo para vosotros hará que llevéis mejor la cara de vuestro jefe al día siguiente!


Efecto Axe, pero al contrario

Asúmelo. Es veros aparecer y vuestros amigos huyen. Os habéis mimetizado tanto con el ambiente que ambos habéis creado en casa con vuestro hastío ante la vida, que cuando salís no sabéis hablar de otra cosa que no sea trabajo, problemas y de lo cansados que estáis. ¡Se os ha olvidado disfrutar! Vamos, que donde hubo, queda. Buscad en vuestro interior esa chispa que siempre habéis tenido. Dejad de centraros en vosotros, escuchad a vuestros colegas y recordad que los amigos son personas con tu mismo desorden mental… ¡Liberaos!


Robots programados

Hasta los Sims tienen más iniciativa propia que vosotros… ¿Dónde habéis dejado la espontaneidad? Pero si os falta despediros por la mañana con un ‘saludos cordiales’. Por Dios, salíos del guión y dadle candela a la relación. ¿Cuándo fue la última locura que hicisteis juntos? Exacto: ni te acuerdas. Así que este fin de semana no hagas planes y déjate llevar. ¡A veces la vida puede sorprenderte!

Y no te preocupes si has dado ‘positivo’ en muchos de estos indicadores de aburrimiento: en toda relación hay vaivenes. Lo importante es que no pierdas de vista que la pasión no es un período de la relación. Es una forma de vida.