7 gestos que te ayudarán a mantener una relación feliz cuando llevas muchos años

Podríamos decirte un montón de cosas sobre cómo tener una relación sana y feliz. De hecho, lo hacemos a menudo. Pero hay pequeños gestos que hacen que tu relación te llene el corazón cada día. Puede que os hayáis enamorado, pero esa chispa no va a conservarse por arte de magia. Aplícate el cuento y convierte todo eso que hace lo vuestro tan especial en algo que no suponga un esfuerzo extra y, voilá, he aquí el cacao en polvo que le faltaba a tu ya dulce tiramisú. Ahí van unos cuantos imprescindibles.

1. Pasad tiempo juntos (pero de calidad)

Una cosa es que los dos estéis en el mismo sitio a la vez o que vayáis al súper los viernes por la tarde, y otra es que busquéis un rato para pensar solo en vosotros dos. Buscad algo divertido que os guste hacer juntos, que no sea una obligación, o simplemente hablad largo y tendido. Eso afianzará vuestro vínculo todavía más. 

2. Pero daos espacio

No significa que debáis dedicar todo vuestro tiempo libre al otro. Es importante que paséis tiempo haciendo cosas que os gusten por separado, guardando vuestra individualidad. Eso evitará que caigáis en la dependencia emocional y que no volquéis vuestra vida en la relación. Recuerda: tus amigos siguen estando ahí, llámales siempre que puedas.

3. No supongas nada

La expectativa es la madre de la decepción. No cargues a tu pareja con todo lo que esperas de ella, para empezar, que te haga feliz. Si quieres algo háblalo y no des nada por sentado. Creer que tu pareja tiene el poder de adivinarte el pensamiento es un error tan grave como común. 

4. Sé agradecido

Cuando una relación dura mucho tiempo, uno puede creer que no pasa nada si es borde o desconsiderado. La confianza da asco, ¿no? Así que puedo hablarle mal a mi pareja, porque me perdonará después. "Él ya me conoce, yo soy así pero después se me pasa". Todas esas excusas solo hacen sentir mal al otro miembro del tándem. En su lugar, recuerda darle las gracias a tu pareja cuando haga algo por ti (como harías con un amigo) o pídele las cosas en vez de exigírselas. Ser amable también te pondrá de mejor humor a ti y los dos saldréis ganando.

5. No te olvides del sexo

El deseo es una maquinaria que hay que engrasar cada día. Los dos tenéis trabajos muy estresantes y mucho en qué pensar pero, si dejáis que todo eso os llene la cabeza sin buscar tiempo para tener relaciones, acabaréis dejando el sexo como última prioridad. "Ya lo haremos mañana, no pasa nada", piensas. Es normal que no tengas ganas si estás cansado, pero no lo dejes pasar o, de repente, os habréis convertido en dos amigos que comparten piso. 

6. Valora a tu pareja (y díselo)

Igual que es importante no dejar de lado la amabilidad, también lo es que recuerdes decirle a tu pareja las muchas cosas por las que te enamoraste de ella de vez en cuando. No se trata de alabar su físico ni lo bien que te trata (que también), sino de resaltar esas cualidades que te enamoraron como persona independientemente de su relación contigo.

7. Recuerda: el amor es una opción

Puede que no decidierais enamoraros, pero sí puedes decidir abandonar tu relación si no te está haciendo feliz. A menudo nos vemos atados a una relación porque es duradera o porque seguimos enganchados a esa sensación de euforia que nos invade los primeros días. Así que excusamos los contras que van apareciendo a lo largo de los años. Si, en vuestro caso, crees que no son salvables, no tengas miedo de volver a empezar. Estar soltero no es algo malo.