Las 6 Reglas No Sexistas Para Ligar Sin Que Te Digan "Next"

Ligar, camelar, filtrar... a veces es complicado, patético, sobreactuado o un completo desastre. Aquí van algunas técnicas de ligue no sexistas para acabar con la “guerra de sexos” y firmar la paz… o lo que surja.

1. Stop-babosos

Independientemente del nivel del alcohol en sangre, que un tío vocifere un “te la metía hasta reventar” o incluso un “es usted tan delicada como un pétalo de rosa en la primavera del desenfreno y las alergias” NO es sexy. De hecho, las estadísticas sobre la tasa de éxito que han tenido los hombres seduciendo a las mujeres con este tipo de comentarios se sitúan en… CERO. Hay que descartar al macho Neandertal y entender que las mujeres ni son mercancía, ni son objetos. Parece fácil, pero lograr que esta idea se refleje en los comportamientos y conductas de los chicos es todo un desafío…

Y tú, si no quieres que te tilden de acosadora no te comportes como una. Perseguir a un chico a todas partes y ser "de lo más sutil" matándole a likes y abrirle a todas horas vía Whatsapp demuestra solo una cosa: que tienes mucho tiempo libre. Está muy bien que tomes la iniciativa, pero sé clara e invítale a un café. Suele tener más efecto.


2. El zapato de cristal solo sirve para desangrarte

Muchas mujeres coinciden en que esta sociedad nos educa para ser princesas: débiles, sumisas, pasivas y en plena añoranza de un hombre que aparece “de la nada” para cuidarnos, protegernos y hacernos sentir valiosas. Así muestra la literatura, el cine, programas como Mujeres, Hombres y Viceversa o la gran mayoría de cuentos Disney. Las mujeres tenemos que romper con la creencia de que somos frágiles y dependientes.

Superar este rol nos dará seguridad para, entre otras cosas, llevar la iniciativa con ese tío de Tinder que nos hace el coño agua o cruzar miraditas con ese fofisano de la biblioteca que lee a Welsh. Además, mostrar confianza en una misma también dejará de espantar a aquellos tíos que ven en nosotras niñas a las que cuidar y salvar, en lugar de mujeres que son dueñas de sus vidas. ¿Quién quiere ser el descanso del guerrero pudiendo ser una gladiadora?


3. Un clásico, el humor

Hacer reír a la persona que te gusta puede ser una buena opción para (a) llamar su atención, (b) evidenciar que te mola (fiu, fiu), (c) iniciar una conversación, (d) posicionarte como una persona atractiva más allá de tu físico a través de comentarios ingeniosos. Obviamente, en el terreno del coqueteo el humor tiene sus límites. Una chica haciendo chistes sobre su vagina puede provocar una estampida. (Lo escribo por experiencia: si todo sigue su curso, se puede hablar de la vagina más tarde). Un chico que quiere ir de gracioso nos puede bajar el libido tal y como nos lo baja Pablo Motos. ¿A quién le parece sexy Pablo Motos haciendo un cunnilingus? Pues eso. Y no, las bromas sobre cómo sería un trío con nuestra mejor amiga no son (a priori) agradables ni divertidas.


4. Jaque mate al Cosmopolitan

Sí, tía, esto va por ti. Ser una chica cosmo es anti-erótico. Lo único que saca en claro un chico a medida que te haces la misteriosa y te muestras más preocupada por la marca de tu próximo gloss que por la conversación es que eres uni-neuronal. Así que, por favor, respira y déjate llevar. Ser natural es lo más sexy del mundo.


5. Trágate tu súper-yo

Una vez que hayas generado interés en la otra persona, es el momento de iniciar una conversación. Venderse como Ryan Gosling o Emma Watson es un error. Apuesta por la naturalidad y la espontaneidad. No alardees de tus logros ni de tus virtudes. Estás ligando, no presentando un currículo. Evita dejar todo el peso de la conversación a la otra persona (¡esto no es una entrevista!) y controla los halagos. Aunque puedan ser bienvenidos, también existe la posibilidad de que resulten 'exagerados', 'molestos' o 'precipitados'. Al fin y al cabo, os acabáis de conocer...


6. Follar o no follar, that is the question

Llegados a este punto (y si has tenido suerte), la complicidad es más que evidente y la conversación fluye. La atracción se palpa (y nunca mejor dicho). Es hora de plantear si vamos a follar... ¿ya? ¿mañana? ¿mejor el finde? Esto es un tema peliagudo, pero... ¿qué importa ahora? Ya has ligado, ¿no era eso lo que querías? Mejor dejamos lo de follar para otro post...