5 Mandamientos Para Evitar Decepciones

Nuestra generación es la llamada millennials, o generación Peter Pan, debido a nuestra tendencia a retrasar algunos ritos en la edad adulta por períodos más largos que las generaciones anteriores. ¿Pero qué se esconde detrás de estas decisiones?

La mayoría de nosotros crecimos con unas expectativas de nuestro futuro que superaron ampliamente nuestra realidad actual. Para nosotros, el subempleo es una forma de vida, así que comprar una casa o empezar una familia nos parecen ideas muy lejanas.

No éramos la primera generación que crecía con las expectativas de Disney, pero es posible que hayamos sido los primeros en creer realmente en ellas. Cenicienta apenas hizo nada para que el príncipe cayese a sus pies; solo asistió a una fiesta con un impresionante vestido. Y Blancanieves estaba literalmente dormida cuando el príncipe se enamoró de ella. Si ellas pudieron hacerlo, la llegada de un Príncipe Azul debería ser pan (o manzana envenenada) comido. ¿No? Obviamente, no.

En cualquier caso, y para ayudaros a paliar esas altas expectativas construidas a lo largo de años, cuentos, y ejemplos pasados, os queremos dejar algunos consejos para evitar decepciones y chascos varios.


1. No bajes tus expectativas, subraya las esenciales

Cuando estés absolutamente seguro de que necesitas un cierto rasgo o cualidad en una persona, no lo comprometas. No bajes el listón de aquello que realmente necesitas. Cada cual es un mundo distinto en las relaciones, y siempre va a haber un roto para un descosido. Fundamentalmente, deberíamos buscar compañías honestas, pero de aquí en adelante, cada uno tiene derecho a ordenar su propia lista de prioridades. De hecho, lo que tú no soportas puede serle indiferente a otro y al contrario. Así que si tú concretamente no puedes tomar en serio a alguien que no sea inteligente, o no soportas a la gente sin sentido del humor, no lo hagas. Mantén tus estándares.


2. No exijas perfección, exige esfuerzo

Todos sabemos objetivamente que no hay nadie "perfecto". Incluso el príncipe Eric cayó en las garras de la Bruja del Mar. Pero en cualquier caso, esta idea es aplicable para cualquier amigo, familiar, o compañero de trabajo. Todo el mundo mete la pata en algún momento, pero es el esfuerzo que pone en arreglarlo o en mejorar lo que realmente importa.Recuerda que tus amigos son las personas que lo saben todo de ti, y aun así son tus amigos.


3. Conviértete en la persona que no te defraudará

Si hay alguien a quien te gustaría parecerte, una persona honesta, segura, fiable, sencilla, conviértete en ella. Es algo que solo depende de ti. Puede que no seas capaz de cambiar a otras personas, o al mundo que te rodea, pero siempre puedes trabajar en ti mismo. Y al convertirte en la persona que te gustaría ser, facilitas las posibilidades de atraer a a gente como tú. También funciona dentro de una relación, pues es mucho más fácil predicar con el ejemplo, y tu reflejo puede animar al otro a querer imitarte. Si no lo hace, tal vez sea el momento de mandarlo a freír espárragos, pero al menos lo harás con la conciencia tranquila.


4. Tienes que estar dispuesto a alejarte

Si tienes una relación (de cualquier tipo) tóxica, en la que la otra persona está constantemente fallándote, no es de extrañar que te sientas atrapado en una niebla de decepción. Una vez que has probado una y otra vez a mejorar la situación, vale la pena recordar que siempre tienes la opción de abandonar. No regales más poder a alguien que se aprovecha de la dinámica de esa relación. Cualquier tipo de relación debe ser equilibrada, y si en la balanza pesan más los malos ratos, las decepciones y el agotamiento, tal vez es hora de cortar esos lazos.


5. Quédate con la gente que verdaderamente cuenta

Hay muy poca. Así que seguramente tienes bien presente a esas personas. De nada sirve conocer a gente interesante, a gente buena o gente que realmente vale la pena, si luego no nos esforzamos en conservarlos. Como una planta que debe ser regada cada día: trabaja para ayudar a florecer tu jardín privado, y no malgastes el agua de tu regadera en plantas carnívoras.


Nuestra generación puede haber sido creada para la decepción crónica, pero eso no significa que tengamos que ceder a ella. La vida es un camino inesperado por el que es fácil perderse. Pero con una brújula, siempre es más difícil perder el norte, y llegar al destino, despeinados y tal vez cansados, pero felices.

Imagen: Aft Erol