5 Consejos Para Decirle A Tu Pareja Que Necesitas Tu Espacio (Sin Que Se Enfade)

Es algo muy normal, no tienes por qué alarmarte. En algunos momentos, puedes sentir que tu pareja te agobia (o tienes estrés acumulado y su insistencia no te ayuda), aunque no debes fustigarte por ello. Tal vez estés atravesando una etapa en la que sientes la necesidad recuperar espacio o un poco de tiempo a solas, pero eso no quiere decir que te hayas desenamorado y esto sea el principio del fin. Simplemente, necesitas algo de oxígeno. No obstante, aunque ese sentimiento sea humano, la manera de explicárselo a tú pareja sí puede desencadenar un problema. Aquí tienes unos cuantos consejos para salir airoso de este peliagudo momento. 

1. Hay otro mundo aparte del que compartís

Una buena manera de abordar el tema con naturalidad es comenzar sugiriéndole la posibilidad de hacer planes por separado. Recuérdale el tiempo que hace que no ve a sus amigos, anímale a que emprenda algún proyecto que mantiene aparcado... Hazle ver que hay vida más allá del mundo que tenéis en común. Tal vez no necesitas poner el grito en el cielo si puedes conseguir ese espacio siendo sutil.


2. No eres tú, soy yo

Una palabra mal dicha o una frase desafortunada puede dar a entender que te has hartado de compartir vuestro tiempo. Pero la alternativa no es callarte -porque, tarde o temprano, estallarás-, sino hacerque empatice contigo de la manera más delicada. Los psicólogos recomiendan no utilizar frases que tengan un sentido de ataque; "me agobias" o "siempre haces esto" son ejemplos tan malos como recurrentes. En vez de esto, prueba a habla de lo que sientes tú directamente sin que la culpa recaiga directamente en tu pareja: "cuando haces esto, me siento así". Lo que siempre debes dejar claro, por encima de todo, es que pasar tiempo juntos no supone un problema sino que, simplemente, también te apetece contar con algo de tiempo para ti.


3. Una de cal y otra de arena

¿Recuerdas la técnica del sandwich? Consiste en no soltar las cosas a bocajarro, sino acompañar el mensaje aparentemente negativo con algún detalle positivo, desengrasante. Ejemplo: "No hay nada que me guste más que estar contigo, aunque últimamente siento que estoy dejando un poco de lado a mi familia. Creo que tengo que prestarles un poco más de atención, y así también te dejo tiempo para tus cosas". ¿Quién puede enfadarse con una frase así?


4. Deja de ser su sombra

Si ya os habéis convertido en un ser bicéfalo, en una de esas parejas a las que no se puede ver separada, tal vez deberías probar a privarle de tu presencia durante un día o dos. Que vuelva a experimentar lo que es salir con su pandilla sin estar tú presente. Tal vez así, también caiga en la cuenta de que ambos, y no sólo tú, necesitáis tiempo para hacer planes por separado y cuando os veáis tendréis mucho más que contaros.


5. Establece ciertas rutinas

Otro buen recurso: pacta con tu pareja ciertas rutinas que te permitan conservar esa independencia que sientes que estás perdiendo. Por ejemplo, instaura una cena con amigos todos los miércoles por la noche, o fija una cita todos los sábados por la mañana para jugar al baloncesto con tu equipo. Todo lo que se normaliza como rutina deja de ser, normalmente, objeto de reproche. 

Querer pasar menos tiempo con tu pareja no siempre es un mal augurio. Todas las relaciones atraviesan diferentes etapas, e igual que existe la del enamoramiento más absoluto, también hay periodos en los que te apetece tener más tiempo para ti. Que corra el aire es ideal para una pareja; si no, correrás el riesgo de ahogarte en una rutina que tal vez termine acabando con la relación.