Las 3 excusas favoritas de una persona que no quiere compromiso

A veces está relacionado con que no es capaz de empatizar o de conectar con sus emociones porque le parecen procesos incómodos para el momento en el que se encuentra

Para esa persona tú no eres un sí, eres un casi. Le gustas, te aprecia, hace planes contigo, te valora, te acompaña, te ayuda, vais de viaje, veis pelis los findes… Vamos, todo indica, al menos desde fuera, que sois pareja. Pero no. De momento no hay nada establecido, no hay compromiso, no hay relación. Lo más sencillo para ver que esto está ocurriendo es sacar el tema, decirle directamente: ¿tú quieres algo serio conmigo o qué? Para ello hace falta saber también lo que queremos. Cuando una de las partes está preparada para asumir la seriedad en una relación pero la otra no, quizás puedan aparecer los conflictos. Siempre lo mejor es la comunicación, sin ella no puedes saber en qué punto se encuentra la persona. Aún así existen tres frases muy comunes que puede decirte una persona que no está preparada para el compromiso porque emocionalmente no está disponible.

1. "No lo sé"

Cuando las relaciones o la seriedad se pone encima de la mesa entran en juego las emociones y los sentimientos. La persona que no está preparada para tener un compromiso serio suele estar separada de este tipo de emociones. Le cuesta reconocer, identificar y hablar sobre sus sentimientos. Cuando alguien comienza a reflexionar y a caminar hacia el autoconocimiento empieza a tener la capacidad de estar en contacto con las emociones más difíciles, esto hará que no se repitan errores de relaciones pasadas en las nuevas, momento en el cual aparece este tipo de respuesta: cuando le preguntas a una pareja por qué se comporta de una manera fría y responde “no lo sé”, está demostrando que es incapaz de entenderlo y que, además, no hace un esfuerzo para encontrar el motivo y, por tanto, conectar con lo que siente. Admitir un error y decir que entiendes cómo eso puede afectar a la pareja es de alguien emocionalmente maduro. Sin embargo, quien se respalda en el “no lo sé”, no parece tener la intención de dar este paso.

2. "Yo no hice eso / Yo no soy así"

Alguien que es emocionalmente inmaduro tiene la tendencia de proteger su ego. Esto lleva a la persona a tener mecanismos de defensa inconscientes. Al no ser consciente de su forma de actuar, es decir, de no tener una visión objetiva de sí mismx, es posible que llegue a negar su conducta. Quien responde este tipo de frases está demostrando que no tiene interés en entender a la pareja como un todo y que solamente se preocupa por proteger su autoestima. Es posible que quien se comporta así no sea consciente de ello, no hay algo que está haciendo con intención, son mecanismos que tiene interiorizados por otro tipo de situaciones que haya vivido en la infancia o en relaciones pasadas. Negar sentimientos o acciones es una forma de alejarse del compromiso porque este tipo de personas que no quieren generar un vínculo no están preparadas para mostrarse vulnerables del todo.

3. "Tú eres culpable de…"

Esto se observa en los conflictos. Es muy común que alguien que es emocionalmente inmaduro redirija la culpa hacia la persona que plantea el problema. Cuando alguien pone sobre la mesa la gran pregunta: tú y yo ¿qué somos? Puede ser normal que quien no está preparadx para el compromiso empiece a enredar el tema (o también a callar) hasta que el diálogo acabe en apuntarte como culpable por haber sacado el tema. La asignación injusta de culpa es un mecanismo de desviación efectiva porque la persona que es atacada se siente herida y esto hace que deje de pensar en el primer planteamiento de todos.