11 cosas para hacer con tu pareja para saber si es la persona definitiva

En toda relación llega un momento (probablemente cuando estéis los dos en pijama en el sofá, viendo series y comiendo patatas fritas) en el que piensas "esta es la persona con la que quiero estar para siempre". Y tal vez hayas acertado, pero no está de más que hagas balance y pienses si realmente os conocéis tanto y habéis pasado por todas las 'pruebas de fuego' que han hecho indestructible vuestro amor. Por eso, ahí va la lista definitiva que te dirá si realmente quieres compartir tu suscripción a Netflix para los restos o lo vuestro tiene caducidad.

1. Viajar juntos

Cosa que ya habréis hecho si vivís en este siglo. ¿Quién no hace ya, como mínimo, dos viajecitos al año para enriquecer su Instagram vida? Sí o sí, uno de ellos tiene que ser con tu churri. Así que, tranquilos, prueba superada.

2. Discutir (solo un poco)

Es importante que os hayáis peleado ya varias veces. No es que os deseemos nada malo, pero conocer cómo es el otro cuando se pone nervioso o de mala leche y poder aprender juntos a gestionarlo es clave. Si no sabes por dónde te va a salir, ¿seguro que quieres arriesgarte a descubrirlo dentro de unos años?

3. Hablar sobre dinero

Lo mío es mío y lo tuyo, pues también. Si vas a compartir tu vida con alguien deberías tener la misma forma de pensar económicamente. No querrás abrir una cuenta conjunta y que tu pareja se dedique a gastarse también tu parte sin consultarte (o tú, que nos conocemos).

4. Conocer a su familia

Caerle bien a tu suegra es uno de los retos de toda relación. Ella y el resto de la familia son personas importantes para tu pareja y, si no hay buen rollo, se sentirá mal e incluso podría afectaros como pareja. Recuerda: las cosas se solucionan hablando, no atacando.

5. Vivir juntos

La gente dice que solo conocerás de verdad a tu pareja cuando convivas con ella. Hacerlo os enseñará muchas cosas sobre el perdón, la negociación y os malacostumbrará a los abrazos antes de dormir. Si ya vivís juntos y lo lleváis bien, sois unos héroes.

6. Hablemos sobre tareas domésticas

No vale que uno de los dos se haga el despistado mientras el otro mantiene la casa libre de polvo. Pondréis en práctica vuestra compenetración en este aspecto cuando os vayáis a vivir juntos (el punto anterior) y puede que os traiga varias discusiones. ¡Buena suerte!

7. Planes a corto plazo

Es importante que conozcáis las aspiraciones mutuas e individuales del otro a corto plazo. Una relación consolidada debe tener en cuenta al otro incluso si decides emprender un proyecto por tu cuenta o ponerte a estudiar otra vez. ¿Una inversión así repercutirá en la economía de los dos? Diá-lo-go.

8. Planes a largo plazo

Lo mismo: ¿queréis las mismas cosas para dentro de diez años? ¿Qué haríais en caso de que a alguno le saliera un trabajo en otro país? Tenéis mucho de que hablar, así que buscad un rato y hacedlo.

9. La charla de los hijos

Seguro que más de una vez habéis hecho bromas al respecto, pero no dejéis pasar mucho más tiempo para aclarar las cosas en este sentido. Si uno de los dos no quiere tener hijos o quiere siete, mejor saberlo ahora que dentro de unos años. El mazazo de la ruptura sería mucho más duro entonces.

10. ¿Qué se considera cuernos?

¿Podemos tontear por Whatsapp? ¿Si yo no me entero, haz lo que quieras? Cada pareja es un mundo en este sentido (y en todos). Es importante aclararlo desde el principio para evitar disgustos. A lo mejor tu churri quiere tener una relación abierta y tú sin saberlo. 

11. Haber visto el 'lado oscuro' del otro

Conocer a tu pareja en su mejor momento y con todos sus defectos puede separaros o uniros todavía más. Está claro que cuando hay amor todo parece de color de rosa, pero todos somos medio grises por dentro, así que no tengas miedo.