Ese No Sé Qué, Que No Sé Cómo, No Sé Cuándo Ni Porqué

Nos conocimos de copas, copas tontas que acaban rotas, copas que acaban con tus medias rotas, cuando tú acabas en mi cama y yo en tu boca.

Tengo la extraña costumbre de no acordarme de las cosas. La verdad es que no suelo acordarme ni de lo que tengo que hacer durante el día, se me olvidan los cumpleaños e incluso por momentos olvido hasta quién soy. Hasta creo que si me olvido de todas esas cosas es porque no merecen ser recordadas, o al menos no lo merecen en ese momento. En cambio, hay ciertas cosas que no puedo olvidar, cosas que realmente no tienen una fecha, tienen un no sé cuándo y un no sé por qué, que me gusta.  No puedo olvidar las sonrisas, no puedo olvidar tu sonrisa, porque ella entre otras cosas tiene ese no se qué, que no sé cómo lo hace que no se me olvida.

A veces siento la necesidad de escribir palabras desordenadas, versos descalabrados y frases sin sentido solo por el mero hecho de llenar unas líneas expresando, clasificando o desahogando una idea, algo que realmente puede parecer irracional pero que en el fondo tiene sentido, es un no sé qué que no sé cómo explicarlo, pero qué sí sé sentirlo.

La verdad es que esto de los sentimientos es algo muy jodido de explicar, pues todos decimos que los tenemos, pero no los puedes ver ni tampoco los puedes tocar o modificarlos. ¿Acaso alguien ha tenido un sentimiento en la mano? ¿alguien sabe en qué momento aparecen? Aparecen no sé cuándo, y nadie sabe cómo explicarlos o demostrarlos, ya que puedes describirlos, pero no explicarlos; las palabras vuelan lentas y los hechos pasan y a menudo se olvidan, pero siempre queda algo, ese no sé qué que me corre por  las arterias.

Así que he llegado a una conclusión: no sé absolutamente nada de sentimientos. No sé qué son, no sé cuándo llegan y no tengo ni idea de cómo gestionarlos.

Solo sé que tú tienes ese no sé qué, que no sé cómo lo haces, pero me tiene de rodillas, y me gusta. Me gusta no saber ni cuándo, ni dónde, ni cómo.

Me gustas así, sin razón, sin un porqué.