El test para saber si tu obsesión por enterarte de todo acabará contigo

A veces tenemos miedo y aversión a la incertidumbre y eso se traduce en nerviosismo y ansiedad

Seguro que conoces a alguien que quiere tener una respuesta para ayer, que se tira de los pelos si le tienen que llamar de algún sitio o que se pasaría toda la noche despierta si no le confirmas a qué hora será vuestro encuentro al día siguiente. Existen y son más de los que pensamos. Quizás, incluso, tú seas una de esas personas y no te hayas dado ni cuenta. Es lo que en psicología se conoce como ‘necesidad de cierre cognitivo’ y consiste en una aversión a la incertidumbre que se traduce en nerviosismo y ansiedad. Es la típica persona que necesita saberlo todo y planificar con antelación o siente que se le viene el mundo encima.

Como explica un artículo de La Mente Es Maravillosa, entre los rasgos comunes a las personas con necesidad de cierre se encuentran la tendencia a la urgencia y la tendencia de permanencia. La primera se refiere a la urgencia continua en obtener respuestas o que las situaciones se resuelvan lo antes posible. La falta de concreción en un tiempo que ellos consideran razonable les produce gran angustia. Por otra parte, la tendencia de permanencia consiste en la obsesión por mantener y perpetuar lo ya alcanzado. Es por ello que las personas con necesidad de cierre evitan a toda costa cualquier nueva situación que pueda desestabilizar lo que ya han consolidado.

Esto en el contexto actual ha provocado que suela relacionarse esta tendencia a personas con pensamientos totalitarios e inflexibles, especialmente en cuestiones políticas ya que al no aceptar visiones alternativas son más fácilmente seducibles por aquellas ideologías que se declaran como respuesta a todos los males, es decir, el populismo. Sin embargo, esto no significa que todas las personas con necesidad de cierre sean populistas o extremistas, solamente que en teoría tienen más propensión a caer en este tipo de argumentos aunque, en cierta medida, todos lo somos y eso explica el éxito de estas ideologías simplificadoras. Algo que se relaciona mucho con el concepto de cámara de eco o fenómenos como el terraplanismo, pero eso es otra historia.

Puede que hasta aquí te hayas sentido un poco, nada o totalmente identificado con lo que supone la necesidad de cierre cognitivo, sin embargo, la manera más objetiva de averiguarlo es mediante un sencillo test de 42 preguntas que la gente de La Mente es Maravillosa ha reducido a una sencilla versión de 14 preguntas con una variación de 1 a 6 en las respuestas (1 totalmente en desacuerdo y 6 totalmente de acuerdo). Si quieres realizar el test íntegro puedes acudir a su web, pero aquí te dejamos las 5 preguntas que consideramos clave para que comiences a replantearte si lo tuyo es algo que se puede (y se debe) trabajar.

1. En caso de incertidumbre prefiero tomar una decisión inmediata, sea la que sea.

2. Generalmente evito participar en discusiones sobre temas ambiguos y controvertidos.

3. Prefiero estar con personas que tienen las mismas ideas y los mismos gustos que yo.

4. Me siento muy incómodx cuando las cosas a mi alrededor no están en su sitio.

5. Prefiero actividades en las que está siempre claro qué es lo que hay que hacer y cómo hay que hacerlo.

Recuerda que estas preguntas son solamente una referencia y que para llegar a una conclusión no basta únicamente un test, y menos esta versión ultrarápida. Sin embargo, solamente el hecho de que te plantees tu forma de pensar y reaccionar ya será un avance. Y, en caso de que se confirme que tienes necesidad de cierre, sabrás por dónde empezar para mejorar tu relación contigo mismx y con los demás.