El test por colores con el que te evaluarán en tu próxima entrevista de trabajo

A través de este método, los departamentos de recursos humanos te definen a ti y tu rol en la empresa

Alguna vez te habrás planteado por qué no tienes alma de jefe o cuál es la razón por la que dan todos los proyectos a ese compañero de curro al que odias, la respuesta a estas incógnitas laborales podría estar en un simple test de cuatro colores que se está poniendo de moda en las empresas para hacer un perfil psicológico y clasificar a sus empleados. 

Este modelo, conocido como Discovery Insights, no es especialmente nuevo. Se ideó en Escocia hace 20 años por un padre y un hijo, ambos con el nombre de Andy Lothian, quienes se basaron en las teorías de Carl Jung y su discípula, Iolande Jacobi, para crear una herramienta de autoconocimiento y comprensión de los demás.

A diferencia del eneagrama, una tipología de personalidad que categoriza a los individuos en nueve ‘eneatipos’, Insights encuadra en cuatro colores básicos asociados a los elementos de la naturaleza: azul, verde, amarillo y rojo– algo tan complejo como es el impacto de la personalidad y las relaciones interpersonales en la comunicación, el clima laboral o la estrategia organizativa.

Resultado de imagen de Discovery Insights

Xavier Montero i Blanco, psicólogo experto en trabajo y organizaciones miembro del Col.legi Oficial de Psicología de Catalunya, asegura que no es una herramienta esotérica y requiere formación, pues tiene diversas aplicaciones en el entorno laboral como: mayor efectividad a la hora de crear equipos de trabajo (team coaching) y de ventas; identificar estilos de liderazgo y situar a cada persona en el puesto más adecuado para ella, mejorar la organización y las relaciones entre compañeros, desarrollar el talento o hacer más eficaces las reuniones. 

A través de este ‘lenguaje del color’ podremos conocer y comprender mejor a nuestros compis de escritorio, identificar sus necesidades y establecer estrategias de ‘adaptación’ para complementarnos y que la relación sea lo más eficaz, profunda y sostenible. Aunque siempre esté el típico que pretende delegar o escaquearse, con este método le podrás tener ‘calado’ y estar preparado. 

Por qué colores

“Los colores son un código que nos permite hablar sobre cómo son las personas, un vocabulario visual que ayuda a comprender conceptos que, de por sí, son complejos y profundos”, asegura Elisardo López Ibáñez, director de Marcom Deli. Esta empresa que ofrece proyectos formativos orientados al liderazgo y el trabajo en equipo, a aumentar las habilidades comerciales y la comunicación asertiva, así como conseguir una mayor gestión del tiempo y eficacia personal, feedback o conseguir un cambio, mediante la aplicación del modelo Insights en entornos empresariales y profesionales.

López Ibáñez asegura que para saber cuál es tu color, debe realizarse un cuestionario online –conocido como Evaluador de Preferencias– a través de cuyo resultado se elabora un perfil para que el profesional conozca sus fortalezas y debilidades. Sin embargo, aclara que no es tanto una herramienta diseñada para la selección de personal, sino más bien para desarrollo del profesional y los equipos.

Si te pica la curiosidad por saber en cuál de los cuatro encajas, presta atención a la descripción que nos ofrece Montero i Blanco de cada uno de ellos, quien asegura que “este modelo no solo ha tenido un gran éxito en miles de multinacionales, sino que también está entrando con fuerza en las pymes españolas”: 

1. Azul Agua

Las personas que tienen un elevado nivel de energía azul mar se caracterizan por un pensamiento introvertido y reflexivo, así como siempre apelan a la lógica, los principios y los hechos concretos que encuentran en la realidad. Son amantes de analizar todas la posibilidades para asegurarse de que no harán un juicio ilógico o carente de fundamento. Son planificadores, organizadores y meticulosos.

En un buen día de curro: preciso, sistemático, analítico, sensato, perseverante, metódico, disciplinado, estable, que tiene todo bajo control y se hace preguntas constantemente. En definitiva, no se le escapa ni una. 

En un mal día: remilgado, mezquino, corto de miras, inamovible, frío, desconfiado, tiende a la disociación, crítico, excesivamente serio, susceptible y poco diplomático. 

2.  Verde Tierra

Su punto fuerte son las relaciones personales y crear apoyo, pues son personas que dan importancia a los sentimientos y a las relaciones entre las personas. Su interés por el bienestar de los demás aporta con frecuencia cordialidad a una situación. En resumidas cuentas son los que fomentan el buen rollito en la empresa –el alma de la ofi– y el que 'apaga los fuegos' de los conflictos. "Son sensibles a los valores implícitos en las acciones de los demás y pueden funcionar como útiles barómetros de la consistencia ética de las acciones de una organización", explica Montero i Blanco.

En un buen día de curro: fiable, considerado, conciliador, generoso, leal, atento, paciente, comprensivo, calmado, precavido y discreto. 

En un mal día: testarudo, evasivo, indeciso, reservado, reticente, susceptible, desesperado, callado, excesivamente cautelosos poco conciliador. 

3. Amarillo Aire

Tienen una enorme capacidad para visualizar el futuro y ser poseídos por las musas de la inspiración, pues son incansables perseguidores de sus sueños y ponen todo su esfuerzo en materializarlos. Se mueven como peces en el agua de una idea o actividad a otra. Son divertidos, pero los demás pueden llegar a verse 'atrapados' por ellos. Su talón de Aquiles es la paciencia. Por otro lado, al centrar toda su atención en una visión de futuro y sus intuiciones, suelen ser percibidos por los demás como personas imaginativas y creativas. 

En un buen día de curro: extrovertido, convincente, sociable, entusiasta, optimista, dinámico, comunicativo, creativo, espontáneo e independiente. 

En un mal día: impulsivo, nervioso, agitado, exagerado, indiscreto, extravagante, chillón, superficial, descuidado, desorganizado. 

4. Rojo Fuego 

Destacan por su determinación en la acción y dirección, son líderes natos. Lo que más les importa por encima de todo es la acción y formular sus conclusiones. Saben gestionar a las mil maravillas y con gran rapidez las situaciones presentes. Sus respuestas son eficientes y van al grano. Su lema es: 'saber lo que quieres y en qué dirección'. No admiten y se impacientan mucho con retrasos: jamás se te ocurra mandarles un proyecto tres minutos después de la hora prevista o su ira será apoteósica. 

En un buen día de curro: emprendedor, objetivo, audaz, directo, determinado, exigente, decidido, enérgico, organizado, resolutivo, competitivo y orientado hacia los objetivos y resultados. 

En un mal día: dominante, agresivo, intolerante, arrogante, impaciente, desconsiderado, sin escrúpulos, grosero, sabelotodo y controlador. 

Aunque te identifiques más con un color que con otro, López Ibáñez asegura que "no solo eres un único color, ya que estamos llenos de matices y cada individuo posee su combinación cromática particular. No obstante, este método responderá a cuestiones como: qué ocurre cuando azul y amarillo se sientan a negociar; si eres un directivo con mucho rojo, cómo afrontarías una entrevista de evaluación del desempeño a una persona con energía verde o si sabes adaptarte a las necesidades de los distintos colores como jefe.