Este test te aclara si tu personalidad es la causa de tus rayadas

Se llama test de Wartegg y a través de cómo te enfrentas a unas pequeñas líneas y puntos puede entender si eres una racional, ansiosa, dependiente, pasiva, entre otros

Ocho cuadrados con líneas, puntos y pequeños trazos. Con algo tan abstracto, tú tienes que dibujar lo que te inspiran esas líneas, lo que sea: desde un jersey a un caballo trotando por un prado. ¿Por qué? Para descifrar todos los aspectos de tu personalidad: desde anhelos hasta temores, capacidades y aspiraciones. Es el test de Wartegg, el primo-hermano del de Rorschach (del cual ya hemos desengranado sus códigos para que lo hagas tú en casa), y que te ayudará a entender por qué actúas como actúas.

Este test, sin embargo, exige más de tu creatividad, por lo que es más personal y específico que el Rorschach. Como introducíamos, consiste en un folio de ocho cuadrados donde ir dibujando (no tiene por qué ser algo real, puede ser una secuencia o una cenefa) sobre los pocos trazos disponibles. Además, puedes escoger cada cuadrado en el orden que quieras. Por eso mismo, sobre cada ilustración hay un espacio donde tienes que poner el orden con el que los has dibujado (importante) y, además, unas líneas para ponerles título.

La interpretación del test, como el de Rorschach, el horóscopo o la astrología, requiere un estudio completo de un profesional para que sea una lectura a fondo. Pero más o menos hay unas directrices para que tú mismx, en casa, puedas entender hacia dónde apuntan los resultados. Cada cuadrado representa un aspecto de tu personalidad, y cómo interactúas con él representa quién eres.

Si quieres hacer el test, recomendación: dibújalo ahora (en teoría no debes dedicarle más de 20 minutos) y luego sigue leyendo la interpretación de cada cuadrado, para que no te influya. Estos son los códigos básicos:

Cuadrado 1

Solo tiene un punto. Representa la individualidad y cómo es tu relación con el exterior. Aquí puedes dibujar lo que quieras, pero teniendo en cuenta que es un campo orgánico (quédate con esta palabra, es vital para la interpretación y su importancia la explicaremos después).

Como explica Psicología y Mente, todo lo que rodea al punto es lo que te rodea a ti, por lo tanto: agrandar mucho el punto y que ocupe demasiado espacio puede mostrar la necesidad de llamar la antención, pero hacer que el estímulo esté demasiado camuflado es síntoma de baja autoestima. La clave es hacer un dibujo donde el punto esté perfectamente integrado con todas las partes. Por ejemplo, algo típico es hacer dos ojos, algo negativo porque estás restándote importancia, creando un gemelo de ese punto que en teoría te representa a ti.

Test de Wartegg

Cuadrado 2

Está asociado a la afectividad y lo emocional. Lo ideal es dibujar rostros, personas o animales con connotaciones positivas (nada de hienas, leones y otros animales “salvajes”). Además, pasar por alto esta curva y no usarla para tu dibujo representa cinismo y frivolidad. Es decir, cuanto mejor integrado esté tu dibujo a esa curva, síntoma de que más sana es la percepción que tienes de los demás.

Cuadrado 3

Indica tus objetivos y la ambición. Lo importante aquí es cómo se relacionan las líneas. ¿Las alargas demasiado? Eres poco organizadx. ¿Dibujas escaleras que las unen? Conformidad o poca ambición. ¿Se tacha el estímulo? Estancamiento. ¿Van creciendo desde la esquina donde están dibujadas y aumentan su tamaño por todo el cuadrado? Ganas de seguir creciendo y una alta ambición.

Psicología y mente

Cuadrado 4

Se lo conoce como el cuadrado del inconsciente y la ansiedad. Cómo se relaciona el pequeño cuadrado negro que hay en una esquina con el dibujo indica tu nivel de madurez para abordar tus problemas. Por ejemplo, un tablero de ajedrez puede significar una forma muy racional de abordar problemas e imágenes infantiles una incapacidad para afrontar con adultez tus ansiedades. En resumen, si haces abstracciones simétricas, ventanas, dados o tableros, buenas noticias. Pero cometas, trenes, tiros al blanco o juguetes significa que no tienes muchas herramientas para gestionar tus movidas.

Cuadrado 5

¿Cómo tiendes a actuar? Esa es la pregunta que responde este cuadrado. Si equilibras el dibujo hacia la derecha quiere decir que tienes dinamismo e iniciativa, pero si te quedas en la izquierda, eres una persona pasiva y con tendencia a la hostilidad y la agresividad. Por eso, lo mejor es dibujar objetos con movimiento (herramientas, por ejemplo) y lo peor objetos estáticos (techos, farolas, antenas…).

Cuadrado 6

El cuadrado de la razón y el intelecto. Hay dos líneas perpendiculares que se prestan a hacer casas, cuadros, ventanas, geometría… Eso quiere decir que eres una persona analítica, observadora, racional y escéptica. Sin embargo, pasarte a lo abstracto o a lo incompleto quiere decir todo lo contrario, que te centras en aspectos más esotéricos, religiosos o divinos.

Cuadrado 7

Suele representar desde la madurez sexual a las relaciones en el trabajo. Respetar el estímulo quiere decir que respeto y apertura hacia a las personas con las que te relaciones. Pero colorearlo, repasarlo o tacharlo, suele suponer bloqueos, inseguridades, aspereza hacia los demás y pocas ganas de abrirse. También, dibujar algo real es madurez, mientras que hacer formas abstractas está asociado hacia el caos romántico y relacional.

Cuadrado 8

El último cuadrado es el de la relación con tus padres y la necesidad de protección bajo una figura de autoridad. En este sentido, si solo dibujas por debajo, tienes tendencia a la pasividad y a entablar relaciones sumisas. Pero si solo dibujas por arriba, indica dificultades para asumir críticas y adaptarte a los demás. Lo mejor es algo equilibrado, una necesidad de sentirte protegido pero, a la vez, no ser una persona sumisa. Si dibujas tanto arriba como abajo, el que tenga más peso es el que más impacto tiene en ti.

Test de Wartegg

Una vez analizado cada cuadro, toca analizar el orden, que determina la importancia de cada elemento. Por lo tanto, si empiezas por el 7, lo más importante para ti es la sexualidad. Mientras que si empiezas por el 4 te estás ahogando en un mar de ansiedad. Finalmente, tener en cuenta los cuadrados orgánicos (los cuadrados 1, 2, 7 y 8), en los que deberías dibujar formas vivas o estás cerrándote a estímulos emocionales. Y los artificiales (3, 4, 5 y 6), en los que si dibujas algo inerte eres más racional y algo con vida eres más artístico e imaginativo.