Por Qué No Me Siento Identificada Con Las 'Novias' De Jorge Cremades

Uno tiene que empezar a preocuparse cuando le tildan de "el nuevo Bertín Osborne", pero Jorge Cremades parece seguir a lo suyo. Cuando pasado un tiempo las empresas intentan diversificar negocio, él dale que dale con los estereotipos machistas. No da para más. Tampoco es que espere que haga vines comentando las obras de los autores rusos del siglo XIX, pero me niego a creer que no es posible otro tipo de humor.

Su artículo de Cosmopolitan sobre cómo "afrontar" unas vacaciones con tu novia, solo refleja por escrito lo que lleva años mostrando en sus redes. Por cierto según el rey del humor, una de las putadas de viajar con tu chica es que "no puedes hacer turismo sexual" ni "ir a un sitio al que irías con tus amigos -porque te arrepentirías el resto de tu vida-". ¿Y eso?

Tengo sentido del humor. De verdad. No soy una de esas que se indigna ante cualquier tipo de broma. Incluso confesaré que me he reído con algún vídeo de Cremades. Pero después de tropecientos vines en los que retrata a las mujeres como posesivas, superficiales, celosas, locas o directamente estúpidas, solo te dan ganas de decir "basta ya". "Nadie te obliga a verlos", me pueden decir sus defensores. Cierto, pero el problema es que los que sí los ven son muchos adolescentes que tal vez no hayan tenido ni siquiera una relación seria y este sujeto está fomentando que cuando decidan empezarla ya sea sobre la base de los prejuicios de siempre. Esos que consigues con comentarios como: "Mi novia lleva tres horas sin dar por culo".

CUANDO SALES CON ALGUIEN MAYOR QUE TÚ #Faka @mariam_hernan @popcont

Un vídeo publicado por JorgesCremades (@jorgescremades) el

Me frustra que en 2016 triunfe alguien que perpetúa la idea de que los hombres son cazados y domesticados por hembras que buscan un macho que las preñe y proteja. Yo soy un ser independiente y no tengo necesidad de someterme a ningún hombre. No me siento identificada con los vídeos de Jorge Cremades porque yo también me emborracho, con y sin mi novio, también tengo grupos de Whatsapp con mis colegas, no me va la vida en saber la contraseña para desbloquear el móvil de mi pareja ni tampoco lo abofeteo si no se da cuenta de que me he cortado las puntas.

No soy una manipuladora obsesionada con controlar todos y cada uno de los aspectos de la vida de mi novio, no estoy impaciente por presentárselo a mis padres y que me ponga un anillo en el dedo, ni le obligo a venir de compras conmigo (porque claro, todo el mundo sabe que las chicas dividimos nuestro tiempo en ir de compras, cortarnos las puntas y hacernos la manicura).

Te sorprenderá saber que no me pego cinco horas al día hablando por teléfono con mi madre, que como hamburguesas y pizzas, y no solo ensaladitas frescas, ni me indigno cuando mi pareja me da su opinión sobre cómo me queda un vestido. De hecho, normalmente ni se lo pregunto. Además, que bromees con que la mejor forma de "llevar a una tía a la cama", como tú dices, sea drogarla o emborracharla, o con pasar de ella si te dice que tiene un retraso es algo ya directamente vomitivo.

Tampoco es mucho mejor el hombre que reflejas en tus vídeos: un ser unineuronal, empeñado en catar culos y tetas y en permanente desgracia por el castigo de tener novia. Creía que ya habíamos superado lo del tío que no sabía ni poner una lavadora y que vive atormentado por el terrible yugo de la mujer sin vida propia. Gracias por revivirlo. Eres muy joven para ser tan viejo.