El reto de una semana para convertirte en un ser nuevo (y mejor)

Meditar en tiempos muertos en lugar de pillar el móvil es uno de los desafíos

Ya se ha anunciado el cartel de los principales festivales, has recibido algún mensajito de un colega que viene a visitarte de otra ciudad y los bares, por fin, han vuelto a tener horarios más o menos… normales. Parece que esta primavera es un renacer en todos los sentidos. Aunque no se puede cantar victoria tan rápido, los efectos de las vacunas han sido demoledores para el virus y las muertes han caído radicalmente. Así que no hay razón para no pensar que estamos de verdad saliendo del túnel.

Pero, ¿qué pasa contigo? ¿Cómo sales de esta situación? ¿Cómo te ha afectado? Este es el momento de pararte a pensar y reconducir hábitos para que la nueva normalidad (sí, pero por fin normalidad) sea un comienzo saludable sin los malos hábitos que tanto te pesaban. Por esto el New York Times propone un reto de diez días (te contamos solo los 7 primeros, que ya tienen mucha tela) en el que ir fijándote en distintos aspectos de tu psicología y tu comportamiento para limar asperezas y huir de la inercia. La idea es empezar por el primero e ir añadiendo día a día un hábito nuevo.

Día 1. De verdad, ¿cómo estás?

Cuando te despiertas, dedica un ratito a pensar en cómo te sientes. Sé preciso, ponle palabras que describan con claridad tus pensamientos y sensaciones. Decir “bien”, “mal” o “regular” no es suficiente. Ve creando un diccionario de sentimientos para ampliar el espectro y poder ir conociéndote mejor.

Día 2. Pica… ejercicio físico

En vez de ir a la nevera de manera automática a picar algo, prueba de romper la monotonía con un poco de ejercicio. Por ejemplo, una plancha de un minuto con tus colegas de oficina, una ronda de estiramientos o incluso bailar una canción. Esto te ayudará a recuperar la energía que necesitas y activará tu cuerpo.

Día 3. Intenta meditar

No intentes flotar el primer día. Siéntate y escucha una meditación rápida para que aprender a concentrarte. Cuando domines las técnicas básicas, ya empezarás con las más avanzadas, pero no intentes correr antes de andar. Este es un ejemplo, pero en Internet hay miles y tienes que encontrar el tuyo.

Día 4. Hazte una pregunta sobre ti

Hay cosas que, por la velocidad del día a día, van quedando atrás en nuestra memoria… hasta desaparecer. Por esto es importante hacerte preguntas sobre ti y sobre los momentos de tu vida que te han hecho ser como eres. ¿Cómo eras en el colegio? ¿Cuál ha sido tu momento más vergonzoso? ¿Qué superpoder te gustaría tener? Además, esto deberías hacerlo también con la gente que te importa porque evita tener conversaciones vacías  y refuerza las relaciones.

Día 5. Resístete a la tecnología

Llevamos meses con la cabeza metida en el móvil y el ordenador. Se acabó. Evidentemente, tienes que seguir trabajando, pero en tu tiempo libre busca alternativas que te eviten el tedioso scroll. Intenta ponerte el reto de un cierto tiempo sin revisar las notificaciones y ve alargándolo hasta que no sientas la pulsión.

Día 6. Medita mientras haces otras cosas

Por ejemplo, en el bus. Coloca tu mano en frente de ti con los dedos estirados. Con la mirada ve siguiendo el exterior de tus dedos uno a uno. Como en este vídeo. Cuando termines, vuelve a empezar. Repite en vez de pillar el móvil para esperar en la fila del supermercado, te ayudará a concentrarte mejor.

Día 7. Reinventa el cepillo de dientes

Usa el tiempo que pasas cepillándote los dientes para reflexionar sobre un nuevo objetivo en la vida. Céntrate en el sabor de la pasta, el sonido del agua, pon atención a cada detalle y proyecta lo que quieres para el día de hoy.