Resolvemos las dudas que siempre tuviste sobre mudarte a otro país

Hablamos con una psicóloga experta en migraciones para aclarar las dudas más frecuentes antes de irse a vivir, estudiar y trabajar a otro país. Empresas como YouTOOProject te ayudan a preparar todo lo que necesitas

Has terminado la carrera, el máster o unas prácticas. Llevas tiempo hablando con tus amigos de que quieres un cambio en tu vida, pero no sabes exactamente cómo lo quieres enfocar. Lo único que tienes claro es que necesitas aire fresco. Nada te aburre del todo pero nada te acaba de motivar de verdad. Llegas a la conclusión de que lo que quieres es mudarte a otro país. Y cuando piensas en esa idea, eso sí que te motiva. Y entonces te decides. Buscas los sitios que más te interesan, imaginas cómo será tu vida allí y qué clase de experiencias te esperan. Y así, poco a poco, sin darte cuenta, vas decidiendo dónde quieres que esté tu futuro.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de YouTOOProject (@youtooproject) el

Te da algo de vértigo dejar atrás a los tuyos. Es totalmente normal. Le pasa a todo el mundo pero si te decides por viajar a Australia, Canadá y Nueva Zelanda, los amigos de YouTOOProject te ayudan a preparar todos los trámites y te acompañan en la decisión. Un día, ellos lo dejaron todo por la misma razón que tú y ahora se especializan en ayudar a aventureros con el mismo sueño.

¿Qué pasa con la vida que tengo montada?

Aunque parece difícil, la vida se monta y se desmonta de forma progresiva. Si tienes ganas de mudarte, por mucho que tengas una vida aparentemente plena, no vas a ser feliz perpetuándola. La mudanza es solo un factor más de cambio, es decir, aunque sea un salto muy importante en tu vida, no es el único. Si tú te visualizas en el futuro exactamente como estás ahora (con el mismo trabajo, la misma pareja o en la misma ciudad), tal vez no deberías plantearte migrar, sino buscar un estímulo que te llene o quizás irte a otro país solo durante unos meses a estudiar y trabajar. Cuando sientes el impulso de irte a otro país, significa que en realidad necesitas nuevas experiencias para sentirte bien y eso vale más que cualquier rutina. Para nada estás renunciando a lo que eres tú, simplemente estás evolucionando.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de YouTOOProject (@youtooproject) el

Tengo más de 30 años, ¿es demasiado tarde?

Empezar la vida adulta implica un esfuerzo enorme para construir nuestro futuro. Por esto, cuando llegamos a los 30, ya llevamos unos 12 años trabajando en esa dirección: hemos estudiado, hemos entrado en el mundo laboral y, a veces, hemos recurrido a mudarnos como complemento de nuestra formación o experiencia. Aunque los 30 años los interpretamos como una barrera simbólica (parece que nos obliga a asentarnos, especialmente a las mujeres, si quieren tener hijos), no significa que a partir de esa fecha no podamos hacer cambios en nuestras vidas. Ni mucho menos. Romper las certezas puede llevarte a un lugar mejor. No importa la edad. Además, si lo que quieres es irte solo una temporada, puedes explorar formas de mantener tu casa (subalquilándola) o tu trabajo (con una excedencia).

¿Debo juntarme con españoles?

Cuando estás en el extranjero no hay normas. La migración implica dejar tu rutina y personas importantes en la otra parte del mundo, así que si juntarte con españoles para comerte un buen jamón que alguien acaba de traer de su pueblo te ayuda a pasar momentos de nostalgia, no hay ningún motivo para renunciar a hacerlo. Ahora bien, si solo te apetece estar con gente del mismo país que tú, eso también puede denotar que no acabas de estar a gusto donde vives. Nuestro consejo es que viajes con la mente abierta y con ganas de aprender de las personas con las que te vayas encontrando y que no reprimas tu nostalgia. El equilibrio es la clave.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de YouTOOProject (@youtooproject) el

¿Tendré el famoso síndrome de Ulises?

El síndrome de Ulises consiste en un estrés crónico que desarrollan algunos migrantes cuando abandonan su país de manera forzada, en situaciones extremas como guerra, violencia o pobreza y no saben cuándo van a poder volver ni en qué condiciones van a encontrar a sus seres queridos. Por suerte, no suele ser el caso de las personas que se mudan por iniciativa propia ni desde países como España, donde el bienestar de tu familia y amigos, en principio está garantizado.

¿Y si me quiero quedar? ¿Y si no logro adaptarme?

Si te quieres quedar significa que lo has hecho bien, te has integrado completamente y no tienes ningún motivo para volver a moverte. Si no te pasa así, tampoco creas que tu migración ha sido un fracaso. Hay un aprendizaje en cada paso que damos y eso es lo que tenemos que meter en la mochila de nuestras experiencias.

¿Como empezar una vida en un lugar donde todo es nuevo?

Este es el quid de la cuestión. Aprender el idioma, adaptarte a la cultura y hacer amigos a la vez que buscar trabajo y lidiar con problemas como visados y permisos de residencia puede parecer una tarea enorme. Por esto, recomendamos que vayas paso a paso. Por ejemplo, si ya te desenvuelves bien en inglés, te será más fácil adaptarte en países que hablan ese idioma. Si quieres mudarte a Asia, donde la distancia cultural y lingüística es enorme, es mejor que tengas un objetivo concreto como un máster o unas prácticas y que te hayas dedicado a estudiar el idioma. YouTOOProject tiene programas para ayudarte a estudiar y trabajar en Australia, Nueva Zelanda y Canadá. Además, te reciben cuando aterrizas el país y te ponen en contacto con más hispanohablantes de la zona. ¡Los contactos son clave! Si son locales, la puerta de entrada no tiene precio y si son extranjeros, como ya han pasado por lo mismo que tú, podrán ayudarte.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de AUssieYouTOO (@aussieyoutoo_australia) el

Me he enamorado y no sé en qué país terminará mi futuro

Esta es otra de las dudas que más nos agobian. El mundo ahora es muy accesible. Todos lados están a la distancia de un vuelo y si te enamoras de alguien seguro que encontraréis el lugar para instalaros y que prolifere el amor. En cualquier caso, la vida siempre es cuestión de prioridades.

¿Qué pasa cuando uno regresa?

Uno nunca es el mismo cuando regresa que cuando se va. Pero tampoco te quedas igual cuando te quedas en un mismo lugar. Lo más habitual es que a tu regreso tu círculo de amigos y familia tenga mucha curiosidad por saber qué ha pasado contigo durante todo este tiempo, pero volver a casa también supone un duelo que vas a tener que pasar. Adaptarse es un trabajo tanto en tu país como en el extranjero, pero vivir la experiencia, si realmente tienes una curiosidad genuina, te aportará mucho más de lo que pierdes.

Dudas siempre hay, pero ir resolviendolas poco a poco también forma parte de la magia de cambiar de país. Si todo fueran certezas, tampoco habría espacio para las experiencias increíbles que tiene vivir en un país que no es el tuyo, ¿no crees?