Las razones por las que nos atraen personas similares a nosotros

No es que todos seamos narcisistas, es que resulta bastante lógico que alguien que te refuerza como individuo te atraiga más

Hace más de una década que la investigación científica demostró que, como todos intuíamos por nuestras propias experiencias, es más probable que nos atraigan personas similares a nosotros. Pero la verdad es que no sabíamos por qué. ¿Estamos enamorados de nosotros mismos? No parecen ir por ahí los tiros según otra investigación reciente llevada a cabo por científicos estadounidenses y publicada en el Journal of Socialand Personal Relationships. ¿Sus conclusiones? Existen cuatro razones por las cuales percibir similitud con otra persona aumenta ampliamente las probabilidades de que nos guste.

La primera de ellas es la validación consensual. Como dice la profesora de psicología del Albright College, Gwendolyn Seidman, en un artículo para Psychology Today, "conocer gente que comparte nuestras actitudes nos hace sentir más confiados en nuestras propias actitudes sobre el mundo". De una forma más clara: que si descubres que a otra persona le molan las series históricas tanto como a ti te reafirmas, sientes que tienes criterio y mejora tu autopercepción. Y eso vale para las series, para el arte, para las ideas filosóficas y para el resto de cosas de este mundo. Os valoráis mutuamente. Y eso está bien.

La segunda razón tiene mucho que ver con nuestra autopercepción y la benevolencia con la que la mayoría de nosotros solemos mirarnos a nosotros mismos. Es lo que Seidman llama evaluación cognitiva y ocurre cuando tenemos poquita información de una persona pero esa poquita información sugiere similitudes con nosotros. Lo que hace nuestro cerebro entonces es rellenar la información que no tenemos de esta persona con información acerca de nosotros. Como explica Seidman, "suponemos que la otra persona como nosotros tiene otras características positivas". Creemos conocerla.

La tercera razón tiene algo de bucle: la certeza de ser querido. Como nosotros sentimos que nos gustan las personas que son similares a nosotros, sentimos también que es más probable que les gustemos a ellas. Y la investigación científica prueba, según Seidman, que existen más probabilidades de que nos guste alguien si creemos que le gustamos. Bastante enrevesado, ¿verdad? Pues la cuarta razón es bastante más simple y probablemente venías esperándola todo el artículo: nos gustan las personas parecidas a nosotros porque "es más divertido pasar el rato con alguien cuando tienes mucho en común".

Por último, la quinta razón contradice nuestro sentido común. Lo habitual sería pensar que quienes poseen comportamientos, actitudes y aficiones muy diferentes a las nuestras pueden enseñarnos más. Pero, según un estudio del año 2012, "las personas somos más propensas a ver oportunidades de autoexpansión al interactuar con alquien que es similar, en lugar de diferente". Sentimos que creceremos más junto a alguien que comparte semejanzas con nosotros. Dicho todo esto, debemos tener muy claro que lo importante para que nos atraigan las personas similares es la percepción de que lo son. Luego podrían no serlo...