Si Quieres Ser Feliz Mañana, Necesitas Un Plan Hoy

Nunca se te ocurriría irte de viaje a China, por ejemplo, con veinte euros en el bolsillo, pensando "ya me las arreglaré". Antes de eso, planificarías todo lo que quieres ver e investigarías cómo moverte por el país o cómo comunicarte con la gente. Sin embargo, a menudo vivimos sin plantearnos qué deseamos para nuestro futuro, qué tipo de persona queremos como compañera, dónde queremos vivir o de qué. Pasamos los días sin pensar en todo eso que parece tan lejano hasta que deja de serlo...

Al principio ni nos damos cuenta del problema, porque vivimos el presente planeando, como máximo, el próximo fin de semana. Y cuando alguien nos habla de tener hijos o comprarse una casa nos suena a algo muy remoto y casi irreal. En la universidad nadie te explicó todas las facturas que tienes que pagar cuando te vas de casa de tus padres, ni cómo pedir un crédito o incluso conseguir, de verdad, un trabajo.

¿Sabes qué futuro te espera en diez años con el sueldo que tienes ahora? ¿Te has parado a pensar si tu pareja y tú tenéis los mismos planes a largo plazo? Si estás en la década de los 20 ahora te estarás dando cuenta del precio que pagaste por estudiar poco en el instituto. Si estás en los 25, te habrás dado cuenta de lo caro que te salió no hacer prácticas más ni acumular un buen currículum cuanto antes. A los 30 descubres el precio de no haber ahorrado, de no haber invertido en estudios o proyectos profesionales.

Es importante ser consciente de que tu plan de vida no se construirá de la noche a la mañana. Esos 'futuros' que te imaginas que tendrás no van a caerte del cielo, ni tus problemas se resolverán mágicamente gracias a tus padres como hasta ahora. Por eso, hay que empezar por darse cuenta del momento vital en el que estamos y qué nos espera si no nos planteamos trabajar para que el mañana sea lo que habíamos planeado. 

¿Y cómo se hace eso?

Puede que no tengas claro exactamente qué quieres, si vivir en casa o piso, si comprar o vivir de alquiler, si quedarte en España o descubrir otras culturas, si trabajar en esto o aquello, si tener pareja estable o vivir acumulando amores... Pero seguro que sabes a quién admiras.

Tener un referente ayuda mucho, porque puedes aprender cómo lo hizo esa persona para alcanzar lo que deseaba. Este ejercicio es el que hace el protagonista de la película En busca de la felicidadbasada en una historia real. Ve a un hombre triunfador con un buen coche y le dice: "Amigo, tengo dos preguntas para usted. ¿Qué es lo que hace y cómo lo hace?". Hoy Chris Gardner, el protagonista, da conferencias de motivación en Estados Unidos.

Pero no nos engañemos, igual que en la película, no todo va a resultarte tan sencillo como leer estas líneas. No se trata de soñar por soñar, sino realmente de buscar un buen referente de éxito y hacer un buen plan de acción para seguir sus pasos. El esfuerzo y la paciencia deberán ser tus mejores amigos si lo que te propones es de verdad importante para ti.

Recuerda no idealizar, porque tenemos muchos mitos llenos de sueños sobre cosas como vivir de mochilero o ser emprendedor. Hay que ser conscientes de que cualquier camino que elijamos tendrá sus propias desventajas y dificultades. Por eso es importante conocer a alguien que lo haya logrado y tener muy claro cómo es su vida realmente y saber qué sacrificios tuvo que hacer para llegar hasta allí. Ningún camino será perfecto ni fácil, pero no olvides eligir el que te haga más feliz.