Una psicoterapeuta explica cómo combatir los pensamientos negativos

Entrenar el pensamiento realista durante mucho tiempo modifica físicamente nuestro cerebro

Tu enemigo más tenaz y poderoso no está ahí afuera. Lo tienes alojado en el interior de tu cráneo y se dedica a boicotearte constantemente con pensamientos negativos que nublan tu juicio y hacen mierda tu estado de ánimo. Y eso se traduce, según cuenta en Psychology Today la psicoterapeuta cognitivo-conductual, Amy Morin, en un mayor riesgo de problemas de salud mental, de salud física, de relaciones personales y financieros. Pero no desesperes. Porque la propia especialista explica cómo reconocerlos y transformarlos en algo positivo.

Para Morin, hay cuatro pistas muy claras de que un pensamiento no está siendo realista sino distorsionadamente pesimista, pues no siempre somos conscientes. La primera es la culpabilidad extrema tipo "lo he arruinado todo" o "todo es por mi culpa". La segunda es la búsqueda incesante de malas noticias, obviando el 99% de cosas que han salido bien a lo largo del día. La tercera son las predicciones infelices, donde recreamos una y otra vez situaciones desgraciadas de un supuesto futuro. Y la cuarta y última es la lectura exageradamente negativa de lo que vivimos.

Algunas personas tienen más predisposición que otras a caer en estos pensamientos. Pero la psicoterapeuta explica que "todos podemos reemplazarlos por pensamientos realistas y así tomar decisiones positivas en nuestras vidas". Un trabajo arduo que, aunque requiere paciencia, termina según Morin por alterar físicamente el cerebro, haciendo que esa mirada realista pase a formar parte de nosotros. Y una de las mejores maneras de empezar, cuenta, es con una simple pero muy efectiva pregunta: "¿qué le dirías a un amigo si tuviera el problema que tú tienes?". Tenlo presente cada vez que un pensamiento pesimista asalte tu paz interior.