La pesadilla de las mujeres que sufren embarazos psicológicos

Sara perdió la virginidad a los 17 años. Pocos días después empezó a obsesionarle la idea de que estaba embarazada. Sus pezones habían crecido y se habían oscurecido y tenía el abdomen más abultado. Quedó con su novio de entonces para darle la noticia y a él le faltó tiempo para salir corriendo. ¿Qué iba a pasar a partir de entonces? ¿Cómo reaccionarían sus padres? ¿Y si decidía abortar?  Después de agobiarse mucho, compró un test en una farmacia y las dos temidas barras rojas aparecieron en el 'predictor'. Sin embargo, cuando acudió al ginecólogo la ecografía concluyó que no estaba embarazada.

test embarazo codigo nuevo | katz23 - Fotolia

Según los expertos este es el perfil tipo de una persona que sufre un embarazo psicológico, también conocido como 'pseudociesis' o 'embarazo fantasma'. Muchas de estas mujeres llegan a convencerse de que están embarazadas y manifiestan algunos o todos los síntomas del estado de gravidez. Incluso llegan a notar las contracciones del útero o los movimientos del feto en su interior.

El poder devastador de nuestro cerebro

Para la terapeuta especializada en psicología perinatal y sexología, Diana Sánchez, los embarazos psicológicos, pueden tener muchas causas , dependiendo de la historia de la mujer, pero sus efectos físicos que copian los síntomas del embarazo están estrechamente relacionados con el estrés.

“Esta patología se da mucho en adolescentes que empiezan a tener relaciones sexuales y les aterroriza quedarse embarazadas. También lo encontramos en mujeres con problemas de fertilidad, que viven angustiadas por el deseo no satisfecho de tener un hijo y acuden a técnicas de reproducción asistida una y otra vez”, señala la terapeuta.

adolescentes embarazos

El estrés y la ansiedad que provocan ambas situaciones pueden producir un cambio en el sistema neuroendocrino, encargado de que nuestro organismo responda tanto a nivel neuronal como hormonal a los estímulos externos e internos.

De esta forma, apunta Diana Sánchez, la mujer sometida a una gran presión puede sufrir amenorrea (la pérdida de la menstruación) y otros síntomas como la hinchazón de abdomen o que el pecho se le inflame igual que los días previos al periodo: “Las mujeres tenemos una especie de reloj interno que regula nuestras reglas. Si le añades un estresor, que son otro tipo de hormonas muy potentes, alteras el ciclo biológico y puedes creer estar embarazada, aunque no lo estés”, continua.

Pero, ¿cómo se explica que Sara hubiera dado positivo en un test de embarazo? La respuesta nos devuelve a la relación que existe entre nuestra mente y nuestro cuerpo, a nuestra capacidad para somatizar los trastornos psíquicos, incluso de forma sorprendente.

Resultado de imagen de gif ecography

“No hay muchos casos, pero algunas mujeres que sufren embarazos psicológicos tienen niveles elevados de gonadotropinas, que es la hormona responsable de que se inicie la ovulación y que se produce en grandes cantidades durante la gestación. Así que el resultado de un test podría ser erróneo", dice Diana Sánchez.

La única prueba realmente fiable es realizar una ecografía. Solo así es posible, asegura la terapeuta, que la persona acabe aceptando que padece un embarazo psicológico y los síntomas remitan por completo. Aunque a veces resulte difícil convencerlas y siguen algún tiempo creyendo que los médicos o la familia les ocultan que han sufrido un aborto.

Porque el embarazo fantasma no es el verdadero problema, sino uno de los muchos síntomas de una enfermedad mental: “Detrás de las historias de muchas chicas adolescentes y mujeres adultas que creen estar embarazadas hay otros cuadros psiquiátricos ocultos. Pueden ser personas muy obsesivas o que están pasando por una depresión”, resume.

La naturaleza es caprichosa

Uno de los fenómenos más curiosos, que siempre se ha visto como 'vínculo' y demostración de empatía, es el de los hombres que tienen los mismos síntomas que sus parejas embarazadas. "Algunos varones llegan a vomitar si lo hace la mujer, engordan y sienten náuseas", explica Sánchez. Pero, ¿por qué? ¿Son tan empáticos como parece?

Médicos como el presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), el doctor José María Vicens, aseguran que estos varones con pseudo 'embarazos psicológicos' tienen "graves trastornos de personalidad y necesitan copiar a otros para reafirmar su posicionamiento". Pero esta preñez fantasma, que entre humanos es considerada un 'desequilibrio' psíquico, ocurre, y con frecuencia, en el reino animal...

embarazo perra

Puede que hayas oído alguna vez que determinada perrita trata a sus juguetes como si fueran cachorros, llora todo el tiempo y le crecen las mamas. Los embarazos psicológicos son muy comunes en las hembras poco después del celo y es un mecanismo de supervivencia de la especie.

Según los veterinarios, si la manada en estado salvaje pierde a la madre biológica, cualquier otra hembra puede criar a la camada. Y ocurre también en los lobos: cuando la loba dominante de la manada tiene cachorros, otras lobas presentan ‘pseudogestaciones’ para poder ayudar a la madre a amamantarlos. De esta manera, se garantiza los pequeños tengan más probabilidades de sobrevivir.

Tenemos auto consciencia, eso nos diferencia de los animales. Los embarazos psicológicos en humanos son poco frecuentes, pero suceden. "Es un paso difícil y a lo mejor también tiene que hacer un proceso de duelo y psicoterapia para aceptar ese no-embarazo", concluye la terapeuta.