Las personas que valoran más a sus amigxs son más felices y saludables

Unos resultados que confirman la gran verdad que hay detrás de la mítica frase que nos decían nuestrxs abuelxs o padres: “quien tiene un amigx, tiene un tesoro”

Sabemos de sobra lo importante que son los amigxs para la vida de cualquiera. Son ellxs quienes nos levantan en los días de bajón, quienes convierten una simple noche en una aventura inolvidable o quienes nos recuerdan que existen personas bonitas con las que siempre se puede contar. Lo mejor de todo es que la movida de la amistad va más allá: en algunos casos tiene el poder de cuidar de nuestra salud mental.

Este es el resultado de un estudio de la Universidad de Columbia, que fue publicado a principios de 2021 en Frontiers in Psychology y para el cual se encuestó a un total de 323.200 adultos de 15 a 99 años procedentes de 99 países diferentes. Los investigadores les hicieron preguntas que iban desde cómo de importantes eran sus amigos en sus vidas, pasando por cómo de felices eran, cómo de saludables estaban o cómo de satisfechos se sentían con su día a día. A partir de un promedio de todas las respuestas, el hallazgo fue que las personas que tenían a sus amigxs en mayor consideración eran más felices, más saludables y estaban más satisfechas con sus vidas.

Hasta aquí los resultados nos confirman una realidad que la mayoría hemos tenido la suerte de conocer: tener buenos amigxs es uno de los mejores regalos del mundo. Otro dato interesante del estudio es que lxs participantes que tendían a dar más valor a los amigxs eran mujeres, personas con estudios y habitantes de países con una distribución de la riqueza más igualitaria y donde se permite disfrutar más de la vida. Unos resultados que, seguramente, se deben a que cuando tenemos ciertas necesidades básicas cubiertas (estabilidad económica, trabajo u oportunidades de futuro), es cuando más podemos disfrutar de los nuestros y de todo lo que nos pueden aportar.

La relación entre felicidad y amistad

A pesar de los datos prometedores del estudio, sus autores advirtieron de que pueden ser correccionales. Es decir, que no se puede saber si los encuestados eran más felices y saludables por valorar a sus amigxs o, bien, si el hecho de sentirse felices y saludables les hacía tener más estima hacia sus amigxs. Pero, sea como sea, entre las luces sobre la amistad que han arrojado estos hallazgos y otros datos positivos sobre este tema, no hay duda de que querer a nuestrxs amigxs nos hace bien casi siempre.

Un ejemplo es una publicación de Mayo Clinic, que señaló que los amigxs de verdad son buenos para la salud. No solo por cosas básicas como apoyarnos en los buenos y en malos momentos o ayudarnos a sortear la soledad, también porque contribuyen a hacernos mejorar como personas. Como apunta la misma publicación, aumentan nuestra felicidad y reducen el estrés, hacen crecer nuestra confianza y autoestima, nos ayudan a enfrentarnos a traumas o nos animan a cambiar hábitos poco saludables, como explicaba también la investigación anterior. Pues eso que, por muchas excepciones o matices que puedan haber, todo esto confirma la gran verdad que hay detrás de la mítica frase que nos decían nuestrxs abuelxs o padres: “Quien tiene un amigx, tiene un tesoro”.