Pensar Primero En Las Consecuencias Te Ayudará A Tomar Mejores Decisiones

Tomar decisiones es algo que a muchos cuesta, de eso no cabe la menor duda. Genera ansiedad, estrés y hasta causa temor, principalmente porque nadie disfruta equivocándose. Pero hay una razón más por la cual tomar decisiones es para algunos tan difícil: las consecuencias.

Toda decisión genera una acción y todas las acciones tienen consecuencias. Este es el principio que permite a cada individuo tener el control sobre su propio destino; en pocas palabras, lo que ocurra será así porque lo hemos decidido previamente. Pero, ¿cada vez que tomas una decisión piensas en las consecuencias? ¿Por qué es importante hacerlo?

Para evitar el arrepentimiento posterior a la decisión, para aceptar las consecuencias y no quedarnos estancados si fallamos y para no generar falsas expectativas. Es importante tener claro lo que posiblemente ocurrirá con cada decisión que tomemos, pero sobre todo, aceptarlo. En cualquier cosa, aquí van alguna consideraciones a tomar en cuenta antes de actuar.

Si vas a ayudar a alguien o hacer un favor

¿Por qué lo harás? ¿Estás esperando algo a cambio? Lo más seguro es que sí, así sea que solo quieras las gracias, pero acepta que en este tipo de situaciones lo debes hacer sin esperar nada a cambio, por si las moscas.


Si vas a correr el riesgo

Éxito y fracaso, dos grandes impostores. Cuando decides lanzarte a lo desconocido debes tener claro que las probabilidades de acertar o fallar son de plano, iguales. Puedes tener todo muy calculado pero que ocurra todo lo contrario. Si aciertas, prepárate para celebrar. Si fallas, prepárate para superar y volver a intentar.


Si vas a mentir

Cuando mentimos, creemos que lo que estamos arriesgando perder es precisamente aquello que intentamos ocultar. Pero no es así, lo único que va a perder con toda seguridad un mentiroso será la confianza que los demás han depositado en él. Piénsalo antes de dar tu palabra y quedar como un verdadero embustero.


Si vas a prestar dinero

Puede que te paguen, puede que no. ¿Qué harás si no te pagan? Ten en cuenta que esta es una posibilidad y que no estar preparado para esta situación hará que seguramente te ganes una úlcera. Puede que no pierdas solo el dinero, sino también la amistad, por no saber canalizar la consecuencia de una acción que debe ser pensada previamente.


Si quieres tener un hijo

¿Estás listo? ¿La persona que tienes al lado comparte los mismos valores que tú? Educar a un hijo es trabajo de dos cuando es en pareja. Para ello, es indispensable tener en cuenta que la persona que quieres en tu equipo transmita los mismos valores y principios que tú transmitirías. Así, cuando no estés, tendrás la plena tranquilidad de que la educación no está siendo contradictoria y evitarás discusiones que podrían convertirse en el pan de cada día. Importante: no esperes que los demás traten a tu hijo como tú lo haces.


Tomar decisiones puede ser difícil, pero más difícil será no aceptar las consecuencias de aquello que solo tú has decidido. ¿Por qué no tenerlo claro antes?

Foto: Andrés Pór     Música: Chris Zabriskie     Locución: Jesús Ranchal

La música empleada en esta locución está registrada bajo una licencia Creative Commons