Por qué el orgasmo es el mejor estímulo para tu salud mental

Ahora que confirmamos que los orgasmos pueden ser nuestros grandes aliados para cuidar nuestra salud mental, ha llegado el momento de decirlo bien alto: ¡por muchos años más de orgasmos!

El sexo es de los mejores regalos de esta vida. Nos hace sentir un placer incomparable a cualquier otro tipo de placer, una conexión con otra persona que nos hace tocar lo que podría ser la más mágica conexión del mundo o una autoestima por las nubes que es capaz de sacar lo mejor de nosotrxs. Pero si hablamos de orgasmos, la cosa aún va más allá. Los orgasmos, aparte de un éxtasis de placer, son unos antidepresivos muy poderosos que nos pueden ayudar a cuidar nuestra salud mental en los buenos y malos momentos.

Así lo indicó a The Huffington Post la psicosexólga y asesora de la marca de juguetes sexuales We-Vibe, Ana Lombardía, al compartir una explicación que puede llenar de luces cualquier vida sexual. “Hay veces que la eficacia del orgasmo es más beneficiosa que la de un antidepresivo. El antidepresivo te alivia el síntoma pero no curan la causa. El sexo, el vínculo con otra persona, la diversión y el hecho de llegar al orgasmo tiene efectos más positivos que estos medicamentos”, dijo y añadió: “Pero cuidado, que los antidepresivos son un imprescindible tratamiento médico”. Vaya, que por muy beneficiosos que sean los orgasmos, no los podemos sustituir directamente por los antidepresivos en caso de necesitarlos.

Por el momento queda muy claro el gran poder que tienen los orgasmos a la hora de blindar nuestra salud mental, ¿pero por qué ocurre esto exactamente? Como apuntó Lombardía al mismo medio, la respuesta está en la ciencia. Es decir, todo se debe a que los orgasmos liberan sustancias químicas (oxitocina, endorfinas y serotonina) que nos relajan y mejoran nuestro estado de ánimo.

Hay más. Otra causa es que el simple hecho de divertirnos (porque el sexo consentido es casi siempre divertido), ya nos hace sentir mejor con nosotros mismxs y, además, es un modo de autocuidarnos y centrarnos en nosotrxs sin pensar en movidas del trabajo ni preocupaciones. La única meta es sentir placer y pasar un buen rato. Pues eso, que en un día de mierda en el que solo vemos la monotonía del teletrabajo o infinitas variantes del virus capaces de contagiarnos todo el rato, los orgasmos nos ayudan a ver esas cosas buenas que nos dan nuestrxs amigxs o los planes divertidos que convierten un día cualquiera en un día inolvidable.

Ante toda esta información valiosa que hará que no volvamos a mirar a los orgasmos con los mismo ojos, quizás te preguntarás: ¿entonces existe una frecuencia adecuada de orgasmos para cuidar nuestra salud mental? De acuerdo con lo que contó la experta a The Huffington Post, esto no es como las matemáticas. La cosa no va de buscar una cifra exacta, sino de tratar de abrir la puerta a los orgasmos cuando el deseo sexual y el momento vital en el que nos encontremos los reclamen. Vaya, que nos iría muy bien escuchar más a nuestro interior y mimarnos todo lo que podamos.

Si lo que has leído hasta ahora te ha parecido interesante, te resultará útil saber que los orgasmos también pueden hacer de somníferos. Un estudio publicado en el medio Mail Online, señaló que la temperatura de la sangre que se siente después del clímax del orgasmo agota una reserva de energía llamada glucógeno que llega a cansar a los músculos y, en consecuencia, genera mayor sensación de cansancio. Esto suena muy bien, y lo mejor de todo es que la cosa no termina aquí. Una investigación publicada en National Library of Medicine señaló que el sexo nos ayuda a llevar mejor el estrés y tiene la capacidad de relajarnos. Pues eso, que si antes ya teníamos razones para disfrutar del sexo, ahora que confirmamos que pueden ser nuestros grandes aliados para cuidar nuestra salud mental, nos sobran los motivos. Así que digámoslo bien alto: ¡por muchos años más de orgasmos!