Ojalá pudieras verte con mis ojos

A veces querría que pudieras meterte en mi cuerpo, espiritualmente hablando, para que te vieras desde fuera. Porque tú solo eres capaz de ver todo aquello que crees que no funciona en ti. Piensas que eres un desastre, que no tienes muy claro hacia dónde va tu vida, crees que no estás muy bien de la cabeza y que si las cosas no te van bien, es por tu culpa. Escucha: yo veo en ti a una persona maravillosa. Eres fuerte, luchadora, inteligente, simpática y capaz de enamorar con solo dos frases. Y sí, me encantaría que pudieras observarte con mis ojos para que te dieras cuenta de todo esto.

A veces pienso que todo el mundo - menos tú - se da cuenta de todo lo que puedes llegar a conseguir. Si las circunstancias no te han sonreído, si te has encontrado con malas personas y si todavía no has alcanzado lo que deseabas, no es culpa tuya. No hay nada que funcione mal en ti, no te tortures, solo tienes que centrarte en lo que eres y en lo que puedes llegar a dar de ti. Así es como lograrás tus objetivos. Olvídate de lo malo y céntrate en tu potencial, que es mucho.

No puedo dejar de sorprenderme cuando te sometes a una autocrítica tan feroz porque, sinceramente, me encanta cómo eres. Cuando muchos pecan de soberbia, tú lo haces de falta de autoestima. Te entiendo. Sé que hay cosas que no van como te gustaría, pero eso no es motivo para que pienses que hay algo que te falta. Tal vez, solo sea cuestión de suerte y perseverancia o tal vez, esperar a que llegue el momento adecuado.

No entiendo que te veas como un adefesio cuando yo veo un bellezón por dentro y por fuera, ni que seas capaz de asegurar que no vales, cuando sé que tienes mucho que ofrecer, ni que creas que no haces bien tu trabajo, cuando lo das todo y más. Ojalá pudieras convertirte en un observador neutro durante unos minutos para comprobar la reacción que provocas entre los que están a tu alrededor, porque no me canso de escuchar gente a la que le encantas.

Un día, esta etapa negativa pasará, y serás consciente de que no tenía ningún sentido infravalorarte de este modo. Que perdiste muchas horas de tu vida autoflagelándote y pensando que no tenía ningún sentido el rumbo que estabas tomando. Todo en esta vida tiene un porqué y los baches solo nos hacen ser más fuertes. El victimismo no nos conduce a nada, creéte la mejor versión de ti, porque es la que algún día llegarás a ser.

Por mucho que insista, seguramente ahora no valdrán de nada mis palabras, pero te aseguro que no son cumplidos vacíos. No soy de esas a las que le gusta dorar la píldora si no creo realmente en la persona que tengo delante, si no pienso que merezca la pena. Y si quieres, te doy mis ojos para que lo compruebes.