La falacia del jugador es la creencia que podría dejarte sin dinero

Esto no solo afecta en el área del juego sino también a los deportes o diferentes fallos judiciales. En cualquiera de los casos está relacionado con las probabilidades

La falacia del jugador es fácilmente comprensible a través de un ejemplo, por eso mejor empezar por ahí. Imagina que lanzas una moneda al aire y sale cara, luego vuelves a lanzarla y sale cara, lo haces otra vez y vuelve a salir cara, ¿qué piensas entonces? ¿Pensarías que han aumentado las probabilidades de que salga cruz? ¿Cuáles son realmente las probabilidades de que salga cruz? Muchas personas creen que por el hecho de que ha salido muchas veces una cosa, la secuencia cambiará y hay más probabilidades de que salga justamente lo contrario. Esto es la llamada falacia del jugador. Se trata de una creencia falsa porque las probabilidades siguen siendo exactamente las mismas.

A pesar de que tiene toda la lógica del planeta, quienes caen en la falacia del jugador están completamente segurxs de que la secuencia va a cambiar. Es más, un pueblo de Italia cayó en una especie de histeria colectiva que se conoce como “la fiebre del 53”. La histeria estaba relacionada con la lotería nacional. El juego es sencillo: hay 11 ruedas diferentes con nombres de ciudades, una vez que eliges una rueda en la que jugar debes apostar por números que van del uno al 90. Lo que vayas a ganar varía entre cuánto se apuesta, cuántos números se eligen y cuánto se acierta. Resulta que esta histeria sucedió porque muchísimas personas se dieron cuenta de que hacía años que el número 53 no salía y, por tanto, empezaron a creer que ese número tenía que salir sí o sí. Si no era en un momento, iba a ser en el siguiente. Esto les hizo apostar ciegamente y llegar a perderlo todo. Fue tal la fiebre de apuestas y ruinas financieras que hubo una serie de suicidios relacionados con esto.

Todo esto ocurrió por la falacia del jugador y no solo afecta en el área de juego sino también en otros campos profesionales. Otro ejemplo sencillo de comprender: la respuesta de un portero a un penalti. La decisión de quien defiende la portería también es una cuestión de probabilidades. Si el jugador que golpea el balón siempre tira hacia la derecha, quizás esta vez (o seguro que esta vez) tira hacia la izquierda. Pero las probabilidades son exactamente las mismas. No solo afecta en este campo sino también a los fallos judiciales. Esta respuesta natural ha llamado la intención de diferentes investigadores que, tras varios estudios, descubrieron que esto afecta más a personas que tienen un coeficiente más alto ya que tienen más tendencia a descubrir patrones y confiar en ellos.

Sea cual sea el motivo o a quienes afecte más o menos, ahora que lo sabes debes estar alerta. La falacia del jugador puede tener graves consecuencias más allá de los espacios de juegos relacionados con el azar. Se trata de un sesgo que puede ser un problema dentro de las profesiones que requieren un juicio imparcial, es decir, también puede afectar en campos como la justicia (se demostró que el veredicto de un juez puede depender de si los anteriores fueron favorables o no) o la economía (los brokers que realizan acciones de mercado basándose en patrones que, en realidad, no son reales). Al final, lo que hay que recordar es que nuestra idea del azar puede estar equivocada y que sencillamente no somos capaces de comprender el caos.