Existen tres tipos de felicidad y lo mejor es que puedes combinarlos

Aunque cada una es distinta de la otra, todas comparten algo y es que ninguna está relacionada ni con el consumismo ni con el dinero

Está claro que no siempre se es feliz por los mismos motivos. El hecho de que las razones por las cuales nos alegramos vayan cambiando nos hace estar de acuerdo con la felicidad (o bien la alegría) crea sensaciones diferentes. No es la misma alegría la que se siente cuando recibes un abrazo o un beso de la persona de la cual estás enamoradx que la alegría que sientes al haber lanzado un proyecto personal que ha llevado mucho tiempo de trabajo. Como explican desde La Mente es Maravillosa, una investigación reveló que, aunque lo anterior sea cierto, existen tres tipos diferentes de felicidad. Hay algo en común en los tres tipos y es que ninguna de ellas está relacionada con el consumismo o con el dinero.

Anticipatoria

Su mismo nombre indica de qué se trata. “Tiene que ver con esas sensaciones subjetivas que se experimentan antes de un hecho o acontecimiento que se valora mucho”, explican desde la web. Antes de que ocurra, las personas tienen en mente que lo que va a pasar, va a ser bueno. Es cierto que está, en parte, relacionado con las expectativas que se tienen. Un ejemplo puede ser esa felicidad que tienes justo antes de irte de vacaciones: la mente está creando situaciones o sensaciones que seguramente sentirás después y por eso se siente reconfortante y con mucho entusiasmo. Este tipo de felicidad se relaciona, entonces, con todo aquello bueno que esperamos que ocurra.

Momentánea

Este tipo de felicidad, al contrario de la anterior, no es esperada. Se trata de la alegría y el placer que se sienten justo en el mismo instante en que se vive una experiencia que nos resulta altamente positiva. Esta puede ser, de las tres, la que sucede con más frecuencia. Es más, este punto puede ser justo el siguiente del anterior: te genera alegría pensar que te irás de vacaciones y, cuando ya por fin estás viviéndolo, también sientes esa felicidad. “Este tipo de un instante en el que hay una atención máxima en el presente. Como si todo lo demás desapareciera y quedara solo ese momento actual”, explican en la web.

Crepuscular

Como si de un tipo de cronología pensada se tratase, este tipo de felicidad podría ser el punto culmen de los dos anteriores. Esta felicidad es la que se experimenta cuando estás absortx en tus pensamientos recordando, por ejemplo, aquellas vacaciones. Es una sensación de dicha y gratitud por algo que ha dejado una huella y que nos hace bien recordar. Como explican desde La Mentes es Maravillosa, “está constituida por el recuerdo emocional de lo acontecido porque se retiene algo de la esencia de ese momento”.

Estos tres tipos de felicidad se pueden diferenciar y adoptar a todas las vivencias que hemos experimentado. Los expertos señalan que se sienten de manera más fuerte cuando se relacionan con experiencias que “satisfacen alguna carencia o llenan una necesidad santidad”. Esto significa que, de alguna manera, dichas experiencias nos completan llenando nuestros vacíos. Lo que debemos hacer es aprender a apreciar cada instante y a detectar en qué momento estamos, así apreciaremos mucho más todas las sensaciones que nos acompañan.