Un estudio revela la curiosa relación entre los narcisistas y sus cejas

La última investigación publicada por el Journal of Personality ha desvelado que las cejas podrían revelar si una persona es narcisista o no

Me amo muchísimo. No necesito disculparme. La mayoría de las personas no están a mi altura. Soy maravilloso e intachable. Todas estas frases podrían fácilmente estar —y la gran mayoría están— en la cabeza de una persona narcisista. Este tipo de personalidad, en muchas ocasiones, se toma a la ligera. Como si no se tratara de un trastorno de la personalidad. En términos psiquiátricos los narcisistas tienen unos rasgos específicos: requieren admiración, se ven por encima de los demás, son hipersensibles, nada empáticos y buscan que se les agradezca su forma de ser.

Las relaciones con este tipo de personas pueden ser tóxicas y, en cientos de ocasiones, se ha buscado la forma científica de detectar a aquellos que se comportan de esta manera para generar distancia o, por el contrario, para intentar ayudarlos a mejorar. La última investigación publicada por el Journal of Personality ha desvelado que las cejas podrían revelar si una persona es narcisista o no.

"Aunque inicialmente son encantadores y atrayentes, los narcisistas a menudo se involucran en conductas interpersonales negativas. Identificar y evitar a los narcisistas, por lo tanto, tiene un valor adaptativo”, argumenta el principio del estudio, el cual quiere justificar la razón de esta búsqueda. La conclusión de la investigación es que mantener las cejas distintivamente gruesas y bien arregladas es un rasgo sinónimo de aquellos que “se encuentran en la escala alta del narcisismo, por lo general asertivo y dominante”.

Los encargados de realizar el estudio, Miranda Giacomin y Nicholas Rule, psicólogos de la Universidad de Toronto, realizaron fotografías faciales a todos los participantes que luego debían completar un formulario específico para personas narcisistas. Estas imágenes se pasaron por una serie de codificadores que detectaron que las cejas tenían unas características similares, el único rasgo en común entre todos los que participaron.

Los investigadores explicaron que “las personas narcisistas buscan ser estéticamente únicas y reconocibles. Las cejas es lo primero que se detecta al mirar un rostro, por ello, en general, las personas así se arreglan meticulosamente esta parte de la cara”. Ahora ya sabes de qué manera investigar por tu cuenta. Estabas en lo correcto cuando sospechabas de ese compi de piso que va con las pinzas de depilar a todas partes o de la compañera del trabajo que se mira mucho las cejas en el espejo que lleva en el bolso. Quererse a uno mismo está bien pero sin pasarse, un poquito de empatía, please.