Creer Ciegamente A Veces Es La Única Respuesta Lógica

¿Qué significa creer? Según la RAE: "Considerar una cosa como verdadera o segura o pensar que existe, sin tener pruebas de su certeza o un conocimiento directo de esta". Normalmente, cuando decimos que 'creemos', hacemos referencia a la religión, pero hay mil cosas en las que se puede creer: en ti mismo, en los demás, en el poder del amor, en la suerte, en la bondad humana por naturaleza...

La gente que cree, sea en lo que sea, suele acabar siendo tachada como ingenua. Y es que el mundo actual, tan avanzado en la ciencia y en el pensamiento racional, deja poco espacio para aquello que no tiene explicación. Necesitamos que todo esté en su sitio, que todo cuadre, que las piezas estén en el tablero para que podamos entender el juego. Y lo que no nos deja entenderlo lo eliminamos.

"En la vida debe haber más cosas de las que vemos. Todo el mundo necesita creer en algo". Esta frase se la dice Marge a Lisa Simpson en el capítulo Lisa, la escéptica (temporada 9), en el que la pequeña se declara en rebeldía ante todo Springfield cuando aparece un supuesto ángel (la verdad, yo la entiendo, y es que los habitantes de ese pueblo darían el pego en Tordesillas).

Lisa no acepta aquello para lo que no tiene una explicación lógica, es la representación del escepticismo absoluto. Hay dos tipos de escépticos: los que han pasado por una experiencia que les ha hecho perder la fe, o los que como ella piensan que son demasiado inteligentes como para creer en algo que no pueden demostrar.

Pero la razón da igual, en ambos casos son personas que están jodidas. Ser escéptico te lleva a cuestionarlo absolutamente todo, pero cuantas más respuestas encuentras, más preguntas aparecen; cuanto más creemos saber, más cegados estamos, menos fe tenemos. Y mientras gastas tu tiempo enfrascado en esa búsqueda sin fin, la vida va pasando aunque tú no la entiendas: van surgiendo oportunidades que no aprovechas, momentos que no vives, personas a las que no prestas suficiente atención. Y todo porque no te atreves a creer sin más.

Como se suele decir: "Los árboles no te dejan ver el bosque". En este caso el bosque es un mundo lleno de cosas que no tienen una explicación lógica, y tener fe implica aceptar esto. Aceptar que no vas a encontrar el porqué de todo es el primer paso para disfrutar de cosas que solo puedes ver si antes decides creer en ellas.