Cuando tus amigos no te piden consejo, deberías callarte

En las amistades hay reglas no escritas que no podemos pasar por alto y que, en la mayoría de los casos, tienen que ver con esos instantes en que tenemos la intención de ayudar a los demás

En las relaciones de amistad hay algunas reglas que existen de forma natural, muchas de ellas están relacionadas con la lealtad, el mantenimiento de la confianza y el compromiso. Todos esos pilares facilitan los intercambios sociales y dan estabilidad a los enlaces entre amigxs. La principal diferencia en esta base es que las mujeres tienden a tener altas expectativas en sus amistades, bastante más que los hombres. Exigen un alto nivel de confianza e intimidad. En esta relación, las mujeres definen sus amistades mediante el intercambio de sentimientos y el hecho de compartir sus problemas personales

Este intercambio de emociones personales, junto a compartir tiempo juntxs y brindar apoyo emocional son pilares dentro de las relaciones cercanas. Lo que sucede es que, a veces, hay ciertas construcciones más beneficiosas que otras. Algunas relaciones de amistad establecen unos comportamientos erróneos como que, por ejemplo, una de las partes sea la que siempre da consejos y jamás los recibe. Cuando esto se establece como una base fija puede llegar a desencadenar algunos conflictos por ello es importante recalcar qué reglas no escritas existen dentro de la mayoría de las amistades.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Contactos⁠ ⁠ Foto de @tenderssea

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

Algunas amistades pueden parecer sólidas, pero en realidad pueden ser bastante frágiles. Esto se debe a que los amigos, incluso los cercanos, pueden reemplazarse más fácilmente que otras relaciones. En consecuencia, la intimidad dentro de las amistades puede ser fluidaEl nivel de cercanía puede ser contextual, que vaya variando por épocas. En ocasiones más constantes y en otros no. Por ello a la hora de dar consejos u opiniones es importante tener en cuenta ciertos puntos:

1. Antes de lanzarte a ofrecer tu resolución de los problemas sobre lo que debe hacer tu amigx, asegúrate que esta persona desea conocer tu opinión o tu fórmula para enfrentarte a esto.

2. No todas las amistades deben marcarse revelando problemas o sentimientos personalesEs más, algunas amistades se caracterizan por hacer cosas juntos sin hablar de nada en profundidad. 

3. Ten en cuenta que puede pasar que tu amigx se sienta más cómodx dándote consejos que recibiéndolos, no intentes forzar el equilibrio.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Contactos⁠ ⁠ Foto de @tenderssea

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

4. No confundas la necesidad de desahogo con una petición de recibir consejo u opinión.

5. El tiempo que llevas de amistad con esa persona no es indicador de intimidad.

Las amistades son fundamentales para nuestro bienestar psicológico: satisfacen las necesidades de afecto, pertenencia e identidad propia. El nivel de intercambio en cuanto a consejos u opiniones debe medirse según la persona. Lo mismo sucede con el equilibrio, a todxs nos gusta ser escuchados y todxs, en algún momento, necesitamos que nos ofrezcan perspectivas distintas para enfrentarnos a ciertos problemas o preocupaciones. Reconocer estos niveles y estas reglas no escritas puede salvar amistades y reforzarlas.