Si tu amigo tiene depresión, no empieces a tratarle diferente

Se dice muy a la ligera que estamos "deprimidos" solo porque ha amanecido lloviendo o porque hemos discutido con nuestra pareja. El problema vendrá cuando tengamos cerca -incluso sin saberlo- a alguien con una depresión real, y en esos casos uno no sabe qué hacer o qué decir. ¿Le animas a salir o intentas dejarle espacio? Le hemos preguntado a la psicóloga y coach María Gilabert, de la organización Bevalue, cómo actuar en este tipo de situaciones y nos ha explicado lo que ocurre exactamente cuando una persona sufre esta profunda tristeza que nos achaca al alma.

“Los neurotransmisores se desajustan por alguna causa interna o por la interpretación de un acontecimiento vivido. La persona no se recupera de un día para otro. La terapia requiere un proceso de cambio de pensamiento e interpretación, que ayudará a regular de nuevo los niveles de serotonina o aquellos neurotransmisores que se hayan desajustado", cuenta Gilabert. En otras palabras, tu amigo o amiga no se pondrá bien de la noche a la mañana, porque hay ciertos cambios químicos que su cuerpo necesita para volver a equilibrarse. Además, también tendrá que hacer cambios en la forma de pensar e interpretar su vida que le ayudarán a sentirse mejor. Y esto requiere un proceso y mucha paciencia. Desde luego, no va a ser fácil.

Según esta psicóloga, cada caso es distinto y no podemos generalizar, pero "lo mejor que puede hacer un amigo en estos casos es aceptar la situación y apoyar a la otra persona sin forzarle". La depresión es algo serio, pero la persona que está atrapada en ello no se curará si la tratas diferente. De hecho, su proceso de recuperación depende de un profesional, así que, como amigo, es preferible que no hagas de psicólogo.

¿Significa esto que no puedes ayudarle? No, pero lo mejor que puedes hacer es simplemente estar ahí, que pueda ver que hay cosas que no cambian. Cuando uno está pasando un mal momento, la amistad auténtica es como un pilar estable que te ayuda a sentir que estás en casa, aun cuando todo se desmorona a tus pies. Según la psicóloga, "lo más importante es el amor incondicional y la no exigencia de tener que estar bien inmediatamente".

Como ocurre con otras enfermedades mentales, aunque con la depresión en menor medida, hay cierto estigma social. Parece que si tienes un problema en la rodilla, nadie te trata diferente. ¿Por qué sí se hace cuando alguien tiene una depresión? La persona se puede sentir todavía peor si, de pronto, se le habla con pena o se le trata como a un niño pequeño que necesita que le digan lo que tiene que hacer.

Por supuesto que es normal que te preocupes si tu amigo no se trata y no acude a un profesional, y serás un gran apoyo si, en ese momento, le empujas a que se ayude a sí mismo y ponga solución. Pero si ya ha comenzado una terapia, entonces vuelve a tu rol de amigo habitual, porque lo que más necesitará es a su amigo de siempre a su lado.