8 Consejos Para Aumentar Tu Autoestima Personal

Somos muchos los que gastamos infinidad de tiempo y dinero informándonos sobre estrategias o consejos para tener mejores relaciones y conseguir éxito en nuestras vidas. Solemos centrarnos en lo material, en lo tangible y en aquello que se puede contar. Pero pasamos por alto la verdadera grandeza de las personas: la capacidad de tener todo lo necesario para conocerse a uno mismo.

El auténtico poder para conseguir aquello que necesitas o deseas depende de la percepción que tengas de ti mismo. O lo que es lo mismo, de tu autoestima.

¿Sabes qué es exactamente la autoestima?

La autoestima es uno de los principales pilares para llevar a cabo nuestro crecimiento personal y emocional. Se construye a partir de las creencias que tienes acerca de tu persona: tus fortalezas, limitaciones, cómo gestionas tus emociones...


¿Para qué es tan importante su fortaleza?

Porque dependiendo de cómo te sientas contigo mismo, esto puede afectar al resto de los campos de tu vida como tu trabajo, las relaciones personales, incluso tus metas y sueños. Ahí reside el origen de frases como: “soy tonto, no soy capaz o no les gusto a los demás”.

Además, recuerda que aquellos que disfrutan de una autoestima positiva son más capaces de superar cualquier situación que se propongan.

Sin lugar a dudas, los 8 consejos que arriba hemos compartido contigo parten de la misma base: la confianza en ti mismo. Por eso, es bueno nunca olvidar que ante todo tenemos que actuar con sentido en nuestra vida. Esto quiere decir que no hagas aquello que no sientes o piensas, y cree en todo momento en ti. 

No pierdas tiempo pensando qué opinan los demás de ti o buscando su aprobación. Ellos no son tú, y nunca tendrán la misma forma de ver la vida, ya que cada uno de nosotros somos únicos e irrepetibles. Lo mismo ocurre con la percepción de la realidad y nuestros problemas personales.

Y, si me lo permites, un último consejo: no dejes de confiar en tu voz interior, la que te guiará siempre mejor que nadie. Al fin y al cabo, esa voz eres tú mismo, ¿verdad?