7 consejos para cambiar de hábitos y convertirte en la persona que quieres ser

Los seres humanos tenemos un ADN tozudo. Cuando un comportamiento se nos arraiga en el cerebro, cambiarlo es una de las tareas más difíciles a las que nos enfrentamos. Existe un amplio consenso en torno a la idea de que el poder de la mente es infinito y capaz de transformar nuestra realidad. Aquello que deseas unido a una actitud transformadora es fundamental para conseguir los retos que te propones. Aún así, hay 8 consejos fundamentales para convertir esa idea de cambio en algo real y con efectos positivos.

Científicamente probado: es posible cambiar tu vida en 66 días - Código Nuevo

1. Transforma las emociones negativas

Si has experimentado envidia, rencor, vergüenza, lo vas a recordar de manera más intensa que la gratitud, la confianza, o la alegría. Para cambiar tus hábitos hay que darle la vuelta a este modo de pensar. Cuando se te cruce una emoción negativa, hay que transformarla en su opuesta. De este modo la envidia será un motor para intentar alcanzar lo que ves en otros y quieres conseguir, o el rencor podrá ser un filtro maravilloso para deshacerte de personas o situaciones tóxicas.

Las emociones negativas te paralizan y aunque inicies acciones "estimulado" por ellas, los resultados y la motivación duran menos que si el impulso para asumir desafíos viene de una vibra positiva.

2. Existen los grises

Obsesionarse no conduce a buen destino, aunque la obsesión sea un cambio a mejor. Si piensas en términos absolutos como “todo” o “nada” te agobiarás al ver que los resultados tardan en materializarse y que en el camino debes asumir una gama de grises y ciertos periodos de estancamiento. Hay que disfrutar el camino entre el viejo hábito y el nuevo comportamiento que deseas adquirir. Durante el viaje habrá atajos que quizás te hagan replantearte una nueva meta, así que no pienses de manera cuadriculada y déjate conquistar también por los tonos intermedios. La flexibilidad es un arte. Be water, my friend.

felicidad-mileniales-codigo-nuevo

3. Pequeñas metas asumibles

A veces nos auto-imponemos metas lejanas, etéreas y gigantes. "Quiero ser más sociable", por ejemplo. Ese cambio de comportamiento es un objetivo maravilloso, pero hay una escalera de pequeñas modificaciones que se deben alcanzar antes de tocar la cima. Hacer planes con un grupo de amigos con el que no sueles salir, un viaje en solitario y conocer gente nueva en el albergue, apuntarse a clases de baile para conocer un nuevo círculo de gente... Cada meta debes dividirla en acciones menores más asumibles, realistas y específicas que además de acercarte de una manera sólida a tu destino, te abre a situaciones que seguramente te enriquezcan de un modo que no imaginabas al iniciar el proceso de cambio.

4. Investiga y aprende sobre el nuevo hábito

Una de las partes más interesantes de cualquier cambio que te plantees es el aprendizaje. Si quieres mejorar tu alimentación, por ejemplo, es muy interesante —además de necesario— investigar y aprender qué tipo de alimentos existen, cuáles van a mejorar tu forma física, o qué recetas puedes cocinar para reinventar tu comidas.

Antes de lanzarte a modificar un comportamiento debes tener claro cómo lo vas a hacer, descubrir de qué modo lo han conseguido otros y, si es necesario, pedir ayuda de profesionales que te den bases estables y fiables para que el viejo hábito quede desterrado con firmeza.

estudiar-actitud-codigo-nuevo

5. Dosifica los cambios

Quizás tienes una lista larga de comportamientos que deseas cambiar, pero tratar de modificarlos todos de golpe es improductivo. Focalizar es una tarea imprescindible para ir cumpliendo metas. Debes concentrar todos tus recursos (las ganas, el aprendizaje, el esfuerzo) en unas tareas concretas, si aspiras a modificar 10 hábitos distintos puede que no consigas arraigar ni uno.

Además, no hay que olvidar que la vida continúa girando al margen de tus ganas de cambiar y entre tanta pequeña meta impuesta, hay que dejar lugar para la improvisación y las relaciones sociales. No todo va a ser concentrarse en la transformación personal, un poco de relax.

6. Disfruta del proceso de cambio

Los expertos en coaching y cambios de conducta afirman que la base del éxito en cualquier transformación son las ganas de conseguirlo. A partir de ahí, existen distintos métodos para conseguirlo, como el Modelo de Cambio Transteórico,  el Método Silva o las caseras listas de retos por conseguir.

7. El compromiso con uno mismo

Si te dices que puedes, podrás. Pero para garantizarte un estímulo externo que empuje cuando tú flaqueas, siempre es positivo hablar de tus metas con otras personas ante las que también querrás demostrar el cambio. Recordarte de vez en cuando lo que quieres y los porqués es una manera de revisar tu "contrato" personal y estimularte con los pequeños logros que seguro irás cosechando.