7 claves para ganar cualquier discusión y convencer con tus argumentos

La buena impresión, el control emocional, ponerse en el lugar del otro y el manejo del lenguaje verbal y no verbal son algunas de las claves para convencer a tu interlocutor en una conversación de cualquier tipo

Al final siempre son las ideas de tu amigx carismáticx y decididx las que se imponen. ¿Viaje de vacaciones? ¿Dónde vamos hoy de fiesta? Y lo mismo en el trabajo con aquel que le cae tan bien al jefe, acaba siendo el que convence para pillarse los mejores días de vacaciones o para abordar los nuevos cambios en la empresa sin que a ti te hagan demasiado caso. Pero eso puede cambiar, porque hay algunas estrategias muy prácticas para ser convincente. 

Lo explica en un artículo reciente el blog de psicología La Mente es Maravillosa, donde repasa también casos de timadores profesionales especializados en la persuasión. Convencer no siempre está relacionado con un buen propósito y a veces es lo que hacen estafadores como hombre de Barcelona que engañó a través de Tinder a un montón de chicas para sacarles dinero. Para qué lo uses es cosa tuya, aunque esperemos que para buenos fines, pero hay siete claves que te pueden ayudar a ser más persuasivo

1.- Con el principio de simpatía, que se basa en producir buena impresión, tienes mucho ganado. Es lo que también conocemos como efecto halo, bien explicado en el libro ‘Pensar rápido, pensar despacio’, de Daniel Kahneman. Hay una parte que no la controlas tú, pero si vas aseado y bien arreglado es más fácil que convenzas, o con una buena foto de perfil de Whatsapp si intentas persuadir por teléfono. 

2.- Utilizar la inteligencia emocional es tal vez el factor más importante. Básicamente se trata de un buen control de las emociones propias y comprensión de las del interlocutor para crear una conexión que reforzará nuestros argumentos. No es lo mismo intentar convencer a una persona de barrio, que de entrada valora la proximidad, que con un directivo que a lo mejor valora más la distancia y el respeto. O con alguien frío y racional al que le dé pavor el contacto físico y una persona cálida que te recibe con un abrazo y ya te da muestras de que lo suyo es la calidez. 

3.- La forma de hablar también es importante a la hora de persuadir. Es mejor que no te atropelles al exponer tus argumentos y que te muestres seguro de tus ideas. Si tienes tiempo para prepararte el discurso, hacerlo primero mordiendo un lapiz te ayudará a vocalizar mejor. Viejo truco de locutores de radio. Un buen tono no debe ser ni muy alto ni muy bajo.

4.- Autoridad y conocimientos. Si eres experto en ciencia o historiador, lleva los argumentos a tu campo. Y si no eres experto en nada, muestra autoridad en todo lo que digas y prepárate bien tus argumentos. 

5.- La comunicación no verbal es importante y lo han demostrado estudios de diferentes universidades. Cuida tus manos, tus pies, el movimiento de tu cabeza y tu postura. Tener las manos a la vista, mirar a los ojos, mover los brazos demostrando fluidez y apertura emocional, sonreír y no toquetear ni objetos ni tu cabello (revela inseguridad) son algunos consejos útiles según apunta el blog La Mente es Maravillosa. 

6.- Aportar detalles siempre ayuda a convencer. Datos, cifras, referencias, todo lo que pueda servir al interlocutor ante las dudas que tenga. ¿Que le quieres vender aguacates? Pues que sepa todos los aportes nutrientes que tiene y así con todo. 


7.- La empatía es necesaria para el día a día y para mantener a tus amigxs, pero también para convencer a tus interlocutores. Incluso cuando no lxs conoces, puedes apelar a emociones universales e ir adaptando el discurso hacia lo que pueda conmoverles más. Una audiencia de futbolistas será sensible a la historia de Messi firmando el contrato en la servilleta y una de papás a las horas sin dormir cuando tu hijo es bebé o a las dudas a la hora de ponerle un nombre. Así es como triunfan y convencen gran parte de lxs humoristas: buscando temáticas que puedan interpelar a gran parte de la audiencia.