5 preguntas que hacerle a tu psicólogo antes de empezar la terapia

La clave está en averiguar si confías lo suficiente en esa persona como para entregarle las llaves de tu recuperación emocional

Rupturas, miedos, traumas, decepciones… cualquier cosa que te altere y no te permita ser feliz requiere una terapia psicológica. Nosotros no nos hartaremos de repetírtelo: está muy bien intentar guiarte tú solx pero, si de verdad supone un problema, tienes que ir al psicólogx y tratártelo.

Aun así, como explica un artículo de El País, encontrar un buen psicólogx es más complicado que buscar en Google y quedar con el primero que aparezca. Lo primero, haz una búsqueda intensiva (pregunta a tus conocidos, busca en webs, pregunta en tu médico de cabecera…). Una vez encuentres a alguien, estas son las preguntas que deberías hacerle para saber si estáis en sintonía.

1. ¿Qué metodología usas?

Por ejemplo, si te dice que te hará una terapia cognitiva conductual entraréis en la interpretación emocional que haces tú de cada situación, cómo reaccionas ante ellas y qué emociones te genera. Si hacéis un psicoanálisis, probablemente buscará el origen de tus problemas en el pasado (normalmente en la infancia, época en que se generan muchos traumas). Por otra parte, las terapias sistémicas exploran tu rol a lo largo de tu vida.

2. ¿Funcionará?

Ningún psicólogx puede asegurarte que te vaya a funcionar, explica el artículo. Sin embargo, hacer esta pregunta te permitirá ver si va a usar un método científico respaldado con lo cual sabrás que puedes confiar en ese especialista, algo vital para que la terapia funcione: “el feeling es fundamental. Y la persona que tenemos delante nos debe dar credibilidad y debemos fiarnos de las emociones que nos transmite”, asegura Elena Dapra, psicóloga clínica, una de las fuentes consultadas por El País.

3. ¿Y el precio?

“Paga entre 50 y 100 euros por sesión, el que cobra poco es porque no tiene pacientes y usa el precio como un reclamo o porque se valora poco profesionalmente”, advierte Dapra. Sí, quizá te pueda parecer caro, pero apostar por algo low-cost no es la mejor recomendación en temas de salud mental. Ya lo dicen los refranes que nos repetían nuestros abuelos: “lo barato sale caro”, y en temas tan sensibles es mejor no arriesgarse.

4. ¿Cómo sé que está funcionado la terapia?

Pregúntale si tiene herramientas de medición para ver si está siendo positiva la terapia. Existen controles que siguen los psicólogxs, explica Dapra, que todo buen profesional debería tener en cuenta. Si te los menciona de antemano, sabrás que esa persona quiere hacer una terapia que funcione y pueda resolver tus problemas en un lapso de tres meses a un año, y no que va a estar cobrándote ad eternum sin ningún objetivo de recuperación psicológica en el horizonte.

5. ¿Puedo recaer después de la terapia?

Siempre es un riesgo, pero si el psicólogx ha hecho bien su trabajo, en pocas sesiones se puede volver a salir si se recae. Tu psicólogx debería tener claro cómo va a trabajar tus problemas y darte las herramientas para que tú mismx puedas mejorar si te vuelve a suceder.

Al final, todas las preguntas se dirigen a lo mismo: ver que la persona que tienes delante es profesional y que dentro de las muchas técnicas de medición psicológica que existen tiene unas herramientas fijadas y sabe usarlas. En definitiva, que te gustan sus métodos y te da buena impresión, por lo que confiarás lo suficiente como para abrirte y mejorar tu estado psicológico y emocional