4 formas de luchar contra el síndrome de la impostora

¿Sientes siempre que todo lo que tienes lo has logrado por casualidad, que interpretas un papel para el que no estás preparada? Tienes que leer esto.

Con más de 5 millones de visitas en su TED Talk “Sentirse cómodo con sentirse incómodo”, la bloguera veterana, Luvvie Ajayi Jones, pasó toda una década escribiendo con miedo a llamarse a sí misma escritora. De hecho el síndrome de la impostora la constreñía de tal manera que rechazó en más de una ocasión dar la charla que a tantas personas ha cambiado la vida, “Dije que no dos veces porque pensaba que no estaba preparada. Ni siquiera estoy segura de que en ese momento me diera cuenta de que estaba decidiendo en base al miedo”, afirmó.

Según explica Jones en su libro, “el síndrome de la impostora es el sentimiento de llevar una máscara e interpretar un papel en el que no te sientes cómoda" y "se presenta en esos momentos en los que sientes que tú o tu trabajo son una casualidad, y que eres un enano entre gigantes”. Aquí van cuatro formas en las que ella combate el síndrome de la impostora y que todas podemos practicar.

1. Reconocer las raíces del síndrome del impostor y cómo cortarlas

Un ejemplo práctico que podemos usar son las dudas que nos ametrallan cuando consideramos pedir un aumento de sueldo en el trabajo, “Pregúntate por qué no te lo has ganado: ¿Acaso no has puesto esfuerzo? ¿Eres capaz de gestionar ese trabajo? Investiga la industria. ¿Cuánto ganan tus compañeros? ¿Cómo se ve compensada la gente por trabajos comparables?”. Tienes que ver que no es codicia querer que te paguen por tu trabajo y que si crees que te lo mereces tienes que pedirlo con entusiasmo, no dudando de si realmente te lo mereces.

 

2. Date crédito pero sin olvidarte de la humildad

“¿Por qué no querrías reconocer lo increíble que eres? ", explica." Otras personas no te dirán lo increíble que eres si piensas que eres basura ". “Conocernos a nosotras mismas es importante porque nos da esa base que no permite que nadie o nada nos diga quiénes somos”, dice Jones, pero recalcando que valorar tus propios logros no implica dejar de lado la humildad. La humildad para Jones es saber reconocer a todos aquellos que vinieron antes de ti, “Esto es saber que formas parte de una tribu (familia, comunidad…) más grande que tú como individuo y que te hace responsable de tus acciones”.

3. Usa el síndrome de la impostora en tu beneficio

Para Jones el síndrome de la impostora, bien gestionado, puede tener su cara positiva, “Nos mantiene humildes. Nos mantiene curiosas. La duda tiene propósito a veces. Si no pensamos que nuestro trabajo es suficientemente bueno nos esforzamos por hacerlo mejor y ser mejores”. Pero necesitas conseguir un equilibrio para que no te consuman esas voces que te dicen que no eres suficientemente buena. 

4. Hazte dueña de lo que te hace diferente

Como oradora profesional, Ajayi Jones es muchas veces la única mujer negra de la habitación, "En lugar de intentar ser otra persona, uso esta situación para reafirmar lo necesarios que son mi trabajo y mi voz", escribe. Cuando salga de la habitación, los que están en ella no olvidarán quién soy. Para Jones lo que te hace diferente no son palos en las ruedas, son tus “superpoderes”. Son lo que te hace destacar, ¿por qué te hace sentir incómoda ser diferente de los que te rodean?. “¿Por qué debería sentirme fuera de lugar? ¿Porque no soy como el resto aquí? Eso seguro”, afirma Jones, “Pero no soy menos que ninguno de ellos”.