¿Los opuestos se atraen? Cómo influye la ideología a la hora de elegir pareja

Uno de los factores que puede ser determinante a la hora de elegir nuestra pareja es la ideología, aunque hay excepciones

Primera cita después de haber hecho match. El chico parece majo, pero entre birra y birra sale el tema del feminismo. “Yo es que estoy a favor de la igualdad, pero el feminismo me parece demasiado”. En ese momento pueden pasar dos cosas: o decides que no habrá segunda cita porque no puedes estar con alguien que piense que el “feminismo es demasiado o que, básicamente no entiende el concepto”, o decides que bueno, tampoco es tan importante que lo vea así. ¿Hasta qué punto realmente la ideología es determinante para que te pueda gustar alguien?

En la ley de la atracción siempre ha habido el dicho de que los polos opuestos se atraen. Las novelas y series están llenas de tramas que se basan en el ‘enemies to lovers’, es decir, dos personajes que son totalmente la noche y el día, que se llevan mal, y se acaban enamorando hola señor Darcy y Elizabeth. Pero claro, estamos hablando de ficción. No compartir los mismos principios y valores éticos puede hacer que según el tipo de relación sea más difícil de llevarla. 

Pero lo cierto, aunque pueda parecer extraño, es que hay personas que priorizan otros aspectos como pueden ser los hijos o bien las aficiones en común. Sí, seguramente esto para algunxs parecerá imposible, ya que es impensable ser feminista y estar con un hombre que rechaza el feminismo. Pero para gustos colores. Ahora bien, lo de que los opuestos se atraen tiene poca base, porque en los casos en los que dos personas muy distintas acaban formando algún tipo de relación es porque tienen otro interés en común. Es decir, uno es más de izquierdas y otro más de derechas, pero casualmente comparten los mismos objetivos vitales de tener un trabajo estable en el pueblo donde nacieron y comprar una casa. La atracción no ha sido por oposición. 

Sí que puede existir un morbo por tener sexo o una relación con una persona que sea todo lo contrario a tu ideología. Un caso podría ser el de esx amigx con ideología más hippie que se ha liado alguna vez con un poli. Pero, estos casos, lo que realmente actúa no es la atracción por lo opuesto, sino el morbo de liarte con alguien que, en principio, ni de coña harías. Lo que te atrae en realidad es el hecho de cruzar una línea roja autoimpuesta lo que te atrae, que no la persona que tienes delante. Ojo, puede que sí te atraiga físicamente, pero lo que es la personalidad puede que meh

Aún así, las parejas de opuestos existen. Hay relaciones donde una parte es más de izquierdas y la otra de derechas, y para ellxs no supone ningún problema. Aunque no son casos muy abundantes. Vosotrxs qué, ¿necesitáis compartir la misma ideología política con vuestra pareja?