Whatsapp quiere prohibir las capturas de pantalla de tus conversaciones

Compartir conversaciones en las que no participas supone un delito de revelación de secretos

Alguien hace un pantallazo de una conversación con otra persona. Y decide enviártela a ti. "Mira lo que acaba de confesarme" o "mira las fotos que acaba de pasarme". Os echáis unas risas. Y tú, bajo esa sensación de no estar haciendo absolutamente nada malo, la reenvías a una cuarta persona. Te suena familiar, ¿verdad? Probablemente lo hagas día sí y día también. Pero tenemos que contarte algo: compartir capturas de pantalla de conversaciones en las que tú no participas podría costarte hasta un año de cárcel. Es el conocido como delito de revelación de secretos.

Y Whatsapp quiere ponerle fin. ¿Recuerdas que te contamos que los desarrolladores de Whatsapp tenían la intención de mejorar la protección de tus conversaciones instalando una función de seguridad mediante huella dactilar? Vale, pues al parecer, y según ha confirmado el portal especializado WABetaInfo, esta función no viene sola. Sí, las próximas actualizaciones harán que tu privacidad en Whatsapp esté más garantizada que nunca, pero también la de los demás. El sistema es así: si quieres activar la protección por huella dactilar, Whatsapp bloquerá tu capacidad de hacer capturas de pantalla.

Whatsapp

Es una manera eficaz de garantizar que las conversaciones sean realmente privadas. Porque, no lo olvidemos, por mucho que tengan lugar a través de una aplicación en un smartphone, siguen siendo privadas. Y esto es algo que culturalmente aún no hemos aprendido. De hecho, y según una investigación elaborada por científicos de la Universidad de Indiana, existe hasta un 25% de posibilidades de que una conversación que tengas con otra persona en la que sexteáis llegue como mínimo a tres personas más por culpa de los pantallazos compartidos. No es muy divertido cuando lo sufres tú.

Sí, es una práctica generalizada en la que todos participamos, legitimándola así, pero deshonesta al fin y al cabo. Y, como decíamos antes, ilegal. De hecho, y como explica en Xataka el abogado experto en ciberdelitos Rodrigo López Garrido, si alguien decidiese denunciarte por compartir una conversación suya donde no participas "puedes aferrarte a la privacidad de la fuente y decir que te ha cedido esa captura, pero eso no te ampara ante la ley". Vamos, que estarías jodid@. Así que quizá lo mejor, ahora que la privacidad digital gana mayor importancia, sea no tener la opción delante.