Cómo saber que te están vendiendo la moto para tener sexo contigo

En algunas situaciones es posible detectar si el interés que alguien tiene en ti es solamente físico o va más allá

Ponte en situación: sales de fiesta a una discoteca. Antes has quedado con amigxs para cenar o tomar algo, estáis empezando a animaros y por eso quieres empezar a mover el cuerpo al ritmo de la música. Vaya, lo que es pasárselo bien una noche de viernes o sábado. En tu mente lo de ligar o tener sexo no está como prioridad pero, bueno, si surge, ¿por qué no? Estás solterx y te apetece pasártelo bien cuando la noche acabe. Esta puede ser una de las maneras de sentir la vibración de la noche pero también puede que no te apetezca nada, que solo quieras pasar un buen rato entre colegas y volver a casa a dormir. Es en esta segunda vía donde puedes (o necesitas) tener tus sentidos en alerta para detectar esos trucos que utilizan las personas que deambulan por ahí para seducirte.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“No estamos acostumbrados a que nos traten bien. Es lo que pensé la primera vez que un chico me sonrió en la playa de Surfers Paradise, en Australia. Allí la gente sonríe mucho, sin conocerte, te mira a los ojos por la calle, y te sonríe. Así porque sí, sin ninguna intención más que la de ser afectuoso con la mirada, tratarse desde lo humano, ser amoroso sin esperar nada. Me costó un poco acostumbrarme pero al final amas que te miren así y de alguna forma decides que también es lo que tú quieres regalar desde ese momento. Parece que hemos normalizado tanto lo de la bajar la mirada para no encontrarnos que ya nos da pereza hasta el contacto. Este fue uno de los grandes regalos que me llevé de ese país. Ser generoso con el otro porque sí, trabajar la ternura incluso con los desconocidos, apreciar la belleza de quien te trata bien y a la vez ser tú con el resto. Es lo que se llama humanidad. Y nos vendría bien mucho más de eso” Una experiencia de @natalyeceline. Tienes algún aprendizaje que quieras contarnos? Escríbenos y los mejores los publicaremos. Foto: @mattelsa

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

A veces es fácil darse cuenta y, de hecho, seguramente hayas usado algunos de ellos para conseguir la atención de alguien. Pero, ¿por qué mentir? ¿Por qué engañar con cierta seducción casi cutre? Y, sobre todo, ¿hasta qué punto hay que mentir para parecer más atractivx y hasta qué punto tienes que ser sincerx si buscas a alguien con quien conectar de verdad? 

¿Nos conocemos?

Ya la has oído, ¿a qué sí? Es una frase muy clásica con la que entra mucha gente y sobre todo en el ámbito de un pub o discoteca. Aunque sea la típica no podía faltar en esta lista. Si alguna vez la has dicho ya puedes ir descartándola de tu lista. De verdad. No solo está pasada de moda sino que no pega nada. Es forzada y genera incomodidad.

Voy un momento al baño, ya te echo de menos

No, no me echas de menos. No intentes engañarme. Ni a mí ni a nadie. No me conoces de nada y es imposible que en estos 15 minutos que llevamos hablando me vayas a echar de menos. Si has dicho alguna vez esta frase, te perdonaremos porque esperamos que haya sido hace MUCHO tiempo y seguramente no vas a repetirla ,¿a qué no? Además: no hace falta. Si lleváis un rato hablando, es que algo va bien y agregar este tipo de coletillas es muy artificial.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Y tú, ¿tienes sentimientos?⁠ ⁠ Traducción de @steinbergdrawscartoons⁠

Una publicación compartida de Código Nuevo (@codigonuevo) el

Persona soñadora, grandes objetivos

"Soy de esas personas llena de aspiraciones. Quiero hacer muchos planes, actividades. No puedo estarme quietx , ¿sabes? Necesito a alguien igual de animado que yo y me parece que lo eres". Sabes a lo que nos referimos. Empiezas a conocer a alguien por la noche y te suelta toda esta chapa de todas las cosas que quiere hacer y todos los sueños que quiere cumplir y que, además, lo hará, por supuesto. También puedes no tener planes y eso no te hace peor persona o peor partido. Puedes no saber qué hacer y decir "ahora mismo estoy perdidx". Viva la sinceridad.

¿Fracasos? ¿Eso qué es?

¿Te has encontrado con esas personas a las que JAMÁS les ha ido mal? Que nunca han fracasado y que siempre han triunfado. Esto es falso. Si te has encontrado con alguien así debes saber que te ha mentido. Todxs hemos fallado alguna vez, todxs hemos pasado por épocas en las que nada va bien, en las que fracasas y en las que no consigues lo que quieres. Y no pasa nada. No está bien engañar en este aspecto: mostrar las debilidades es algo atractivx. Al menos está claro que eres humano y no un robot.

Podría pasarme horas... / A mi también me encanta

Cuentas algo de tu vida, por ejemplo, aficiones o actividades que te gustan. Y de repente, sin tiempo de reflexión, esa persona que está conociendo te dice "a mí también" o "sí, podría pasarme horas haciendo eso". A ver... puede pasar que coincidáis en algunas cosas, es normal. Pero no en todo. No mola coincidir en todo. Tampoco es que ser completamente diferentes sea algo positivo. Hay que dar con un equilibrio. Ese instante en el que, casi forzosamente, la otra persona tiene todo en común contigo debe llevarse tus sospechas. Otra cosa: no es necesario tener excesivos puntos en común para tener una relación sexual. Basta con que ambxs tengáis ganas. De nada.

Lo importante: no hace falta que entréis con frases hechas. A veces se gana más con la sinceridad que con truquitos obvios y bastante sonados. Un simple "hola, me pareces atractivx" o un "hola, me apetece conocerte", va bien. Ni florituras ni adornos cutres que lleven a confusiones y a situaciones incómodas.