El verdadero vacío que deja tu mejor compañero de trabajo cuando se va a otra empresa

Mientras vas de camino al trabajo te das cuenta que hoy ya no va a estar. Ayer le hicísteis la fiesta de despedida a ese compañero que todos tanto apreciáis. Ese con el que has pasado más horas al día que con tu propia familia y con quien se ha formado una relación de amistad. Acéptalo, se ha ido uno de los mejores compañeros de trabajo que tendrás nunca, y con él muchas historias.

Pero es ley de vida. ¿Algo así como el síndrome del nido vacío que dicen de las madres cuando sus hijos se independizan? No hace ni 24 horas que se ha marchado a otra empresa y ya lo echas de menos.

Compañeros de trabajo - Codigo Nuevo
Vendrán otros claro está, pero de todos ellos llévate esa pizquita de humildad que siempre uno merece. Encontrar a un compañero de trabajo con el que tener una complicidad tan buena es difícil, pero es posible dar con personas que hacen del lugar de trabajo también su vida y su círculo, y eso es vital, porque hace que te contagies de ese estado de ánimo y te levantes por las mañanas con más ganas de ponerte en marcha.

El trato más que cordial, el colegueo, los motes, esas bromas que tanto le caracterizan, siempre dando vida y alegría. La fugaz sensación de que los problemas de estrés en el trabajo desaparecen (aunque sigan ahí), pero al menos con un poco de música y risas de fondo.

Compañeros y amigos - Cdigo Nuevo

Algunos tienen la filosofía de que al trabajo no se va a hacer amigos, pero con la cantidad de horas al día que pasamos con los compañeros, es normal que dejen huella cuando se van. Probablemente a estas alturas ya sabes toda su vida y ellos la tuya. Habrás visto las fotos de los niños, de las vacaciones o puede que hayas ido incluso a la boda. Evidentemente que una vez que se han marchado se puede mantener la relación, pero todos sabemos que no es lo mismo.

No será ni la primera ni la última marcha, a medida que cambies de trabajo te encontrarás con personas a las que merece la pena conocer y dejar ir (profesionalmente hablando), porque bien seguro que más de uno gracias a su trabajo ha conocido a personas que a día de hoy son amigos de los de verdad y sobre los que muchas veces piensas “Si no hubiera entrado a trabajar aquí jamás te hubiera conocido”.

Crédito de la imagen: Maud Chalard