3 técnicas infalibles para centrarte en lo que estás haciendo

Trabajar contra reloj durante un tiempo determinado, eliminar todas las distracciones y tomarte un tiempo para desconectar son algunas de las formas para concentrarte

Tenemos un trabajo de oficina, con el móvil, el teléfono, quince pantallas en el navegador, además de las alertas y los compañeros que hablan. No hay quién se concentre. Miras constantemente si alguien te ha escrito, vas al baño o a buscar un café para intentar que fluyan las ideas. Pero no puedes levantarte de la silla y empiezas a despistarte con todo lo que está a tu alcance para posponer ese trabajo que tan aburrido se te está haciendo. Tenemos más déficit de atención que nunca, pero si quieres ir al grano y poder salir de la oficina a una hora decente, tienes que centrarte y estos son algunos consejos.

Resultado de imagen de gif work

La técnica pomodoro

Seguro que tu abuela tiene en la cocina una de esos tomates de plástico que, al darle una vuelta empieza la cuenta atrás para indicar cuándo sacar del horno su deliciosa tarta de manzana. Estos curiosos despertadores dan nombre a la técnica pomodoro (tomate en italiano), que consiste, justamente, en trabajar contra reloj. Pon un cronómetro de 25 minutos y curra como si no hubiera mañana, sin mirar el reloj. Él te avisará cuando sea el momento de la pausa. Tómate cinco minutos para ir al baño, ver el móvil o beber agua. Vuelve a trabajar 25 minutos y así hasta completar dos horas. Luego te tomas un respiro de 15 minutos y vuelves a empezar hasta la hora de comer. No te estreses, centrar la atención en períodos concretos de tiempo es lo que necesita nuestro cerebro acostumbrado a los estímulos constantes.

Programa bien el modo "no molestar"

Es un clásico: activas el modo "no molestar" para que el móvil deje de sonar cada cinco segundos, pero empiezas a preocuparte por si ha llegado ese mensaje que tanto esperabas o por si ha pasado algo que no puedes perderte. Recuerda que cada móvil tiene sus formas de desactivar el modo "no molestar" cuando ciertos remitentes te están buscando. Incluso si quieres, puedes hacer que el teléfono active el sonido si alguien te llama de forma repetida en menos de tres minutos porque tiene algo urgente que decirte (o es un psicópata).

Resultado de imagen de focus gif

Con el ordenador también puedes aplicarte. Solo en el tiempo que he tardado para escribir las últimas diez líneas me han aparecido dos notificaciones de Facebook y un correo. Quita los sonidos y desactiva las “notificaciones” de las aplicaciones que no te aporten nada. Así trabajarás como si fuera de noche todo el día.

Conoce tu proceso de atención

La concentración de cada persona es distinta. Cada cual tiene ciclos y la duración del tiempo que podemos permanecer enfocados depende mucho de nuestro cerebro, según explica el portal PRO Universitarios. Para trabajar o estudiar más a gusto, debes identificar cuáles son los elementos que más te distraen y aprender a ignorarlos. También es importante saber cuánto tiempo eres capaz de mantener la concentración y combinar actividades que te requieran menos esfuerzo para recuperar.

Trabajo profundo

Es casi una forma de meditación centrada en el trabajo. Requiere práctica, pero si lo consigues, serás imparable. Lo primero que debes hacer es activar bien el modo "no molestar", pero luego tienes que insistir más en generar un ambiente sin ningún tipo de distracción: busca unos auriculares que te aíslen, música que te relaje, orienta el ordenador hacia un lugar donde los demás no te interrumpan, etcétera. "Cada vez que cambias la atención de un tema a otro, tiene un coste. Es lo que los psicoanalistas llaman el residuo de atención", explica a The New York Times Cal Newport, ideólogo del concepto. 

Newport recomienda que encontremos formas de integrar el trabajo profundo a nuestra vida cotidiana porque si siempre lo dejamos para cuando tengamos tiempo libre, nunca lo conseguiremos. De hecho, más bien funciona al revés: cuando consigas concentrarte y adelantar trabajo, te rendirá más el tiempo.

Relájate y descansa

Para tener la cabeza clara y descansada, es importante darle también espacios de escape: hacer deporte, comer y dormir bien son los básicos. Hay incluso estudios que demuestran que jugar a videojuegos es bueno para la concentración. 

Resultado de imagen de videogames gif 

Lo más importante para mejorar tu rendimiento es ser consciente de que cada vez nos cuesta más concentrarnos. A partir de entonces, es cuestión de método. Cuando aprendas a domar tus distracciones, te meterás en tu trabajo como de pequeño lo hacías en las películas de aventuras.