Romano Aspas, el hombre que ha seducido a Instagram esnifando vida

El cantante más absurdamente genial de Instagram abre su corazón para entregar su mensaje de amor universal a nuestros lectorxs

“Como representante de los alien de la luz recién americé en las turquesas aguas de Formentera. Ya liberado de mi traje espacial, en pelotas, y lo sabes, regalo un mensaje a la confederación universal. I love you”. El personaje por detrás de este mensaje de paz y amor intergaláctico no es un alíen pero sí parece sacado de otro planeta. Siempre a remojo en las cristalinas aguas del mediterráneo, el cantante, fenómeno viral y autoproclamado alquimista moderno, Romano Aspas, ha sabido ganarse la simpatía de sus más de 11.000 seguidores de Instagram. Su eterno bronceado, sus gafas XXL, sus misteriosos manuscritos de Leonardo Da Vinci, su rollito a lo Julio Iglesias bachatero y sus esnifadas de vida a base de agua de mar de Formentera, son su cuidadísima tarjeta de presentación. 

Pero más allá del personaje de Romano Aspas y de las extravagancias que le han brindado la fama en Internet y programas de televisión como Sálvame, se esconde la historia de un hombre hecho a sí mismo que ha tenido la voluntad necesaria para dejarlo todo y dedicarse en cuerpo y alma a su verdadera pasión en la vida: la música. A caballo entre Formentera, Valencia, Madrid y la República Dominicana, donde produce sus éxitos musicales, su relato de amor universal y perseguir sus sueños a ritmo de bachata merece ser contado. A continuación desnudamos el alma del cantante más viral de las redes sociales. Prepárate para conocer al verdadero Romano Aspas. ¡Planazo, buah!

Código Nuevo: Romano, la gente está flipando fuerte con tu Instagram, ¿eres realmente así? ¿Estoy hablando con la persona o con el personaje?

Romano Aspas: Con ambos porque para que el personaje exista tiene que existir también la persona. Y la verdad es que yo soy bastante así, bastante como el personaje. Para decirlo de alguna manera, soy como las dos caras de una moneda: el personaje y la persona unidas somos Romano Aspas. 

CN: ¿Siempre has sido así de especial? ¿Cómo fue tu infancia?

RA: Nací en Llanes, Asturias, luego viví un tiempo en Caracas, Venezuela, y finalmente en Valencia. De niño era muy nervioso, casi hiperactivo. No me gustaba demasiado estudiar y mi padre, que era un emprendedor y deportista profesional, tenía una disciplina brutal. Además, cuesta de creer, pero de pequeño fui muy tímido porque era, y sigo siendo, una persona extremadamente sensible. 

CN: A pesar de tu éxito actual creo que tus inicios laborales fueron bastante duros…

RA: No quería trabajar con mi padre porque era excesivamente estricto. Me puteaba como al que más y me pagaba como al que menos. Comencé como vendedor de libros por comisión y a puerta fría. Hacía muchos kilómetros y dormía muchas veces en el coche. Me llevaba mi pijamita, mi mantita y mi percha para colgar mi traje de chaqueta. Fue una época dura pero me enseñó a potenciar las habilidades que después necesitaría para triunfar. Por suerte, me fue muy bien con las ventas y con los años llegué a crear mi propio negocio editorial. Gracias a eso ahora puedo dedicarme a mi verdadera pasión.

CN: ¿Cómo se pasa de vender libros a cantar en Sálvame?

RA: Empecé cantando en los hoteles en los que me alojaba por mi profesión y me di cuenta de que sin ser un gran cantante llegaba a la gente al punto de que algunas mujeres lloraban. Entendí que debía ir más en serio y que si juntaba buenas canciones tendría un gran éxito. Desde hace 10 años ensayo cada día y me grabo para potenciar mis virtudes. Además, desde hace unos tres años compongo mis propias canciones y, desde septiembre del año pasado, me dedico en cuerpo y alma. Ahora mismo la música es el eje de mi vida y todo lo demás es absolutamente superfluo. Estoy dispuesto a cerrar mi negocio, de hecho, en la actualidad solo le dedico el 5% de mi tiempo.

CN: Define tu estilo, si es posible.

RA: Básicamente podría decirse que es reggaetón y bachata cantadas con mi propio flow. Es más, aunque parezca una contradicción, que conmigo nada lo es, podría decir que soy el crooner del reggaetón. Es decir, el Frank Sinatra del reggaetón para entendernos (risas). Para el que no lo sepa un crooner es el cantante de canciones románticas que seduce a las masas.

CN: Entre tus grandes éxitos figuran Lluvia de Amor, Amor prohibido, Carta de amor… parece que el amor ha jugado un papel fundamental en tu vida, ¿cómo es Romano enamorado?

RA: La pregunta sería cómo sería sin estar enamorado. Tengo la gran suerte de que cada día me enamoro, a veces perdidamente. Y, además, mi suerte es tan enorme que al día siguiente me vuelvo a enamorar. Lo que quiero decir es que aunque no siempre me hagan caso tengo tanto amor que continuo tan feliz. Toda la perseverancia que tengo en el trabajo la echo de menos en el amor. 

CN: ¿Alguna vez has perdido la cabeza por amor?¿te has casado alguna vez?

RA: Cuando me enamoro y no me hacen caso, algo que sucede más frecuentemente de lo que desearía, mi suerte es que horas después me enamoro de otra. No me he casado nunca por eso mismo. Aunque tengo una canción que se refiere a ‘Perder la cabeza por el amor de una mujer’ nunca la he perdido en mi vida de forma continuada. Solo transitoriamente algunos meses con quien me correspondía. Por el amor de todas la perdería, por el de una sola no.

CN: ¿Cuál es tu técnica para enamorar a las masas?

RA: Mi técnica para enamorar a todos, porque enamoro a todas las personas por igual, es el amor universal, el positivismo y la buena energía. Amar sin esperar nada, un amor gratis e incondicional. Lo que pasa es que no es fácil que alguien especial se enamore con una primera impresión a no ser que tengas un físico espectacular que no es mi caso. Eso sí, doy el pego porque, como decía un sabio, aunque no era el más guapo lo parecía. En gran medida esto lo logro teniendo una gran actitud y sonriendo tanto por fuera como por dentro. Lo que enamora en realidad es mi aura. 

CN: ¿Hay algo mejor en esta vida que bañarse en pelotas y esnifar vida en Formentera?

RA: Lo más bello que hay en esta vida, después de la salud que nos da Dios, es la libertad. Me considero un alma libre y realmente lo de bañarme en pelotas es que allí no es nada raro. Lo de esnifar vida ya lo hacía habitualmente para descongestionar las fosas nasales. Es buenísimo y por eso mismo venden el Rhinomer en las farmacias. Los gurús hacen lo de esnifar vida porque nosotros somos como una pila eléctrica y esnifar agua de mar te regula las energías. 

CN: Tienes una pinta de haberte pegado más de una fiesta (o dos) en tu vida... 

RA: Intento ser una persona muy disciplinada en mi vida porque, como a todo el mundo, me han invitado a 300.000 fiestas. Pero la realidad es que de lunes a jueves intento ser muy metódico y no salir de casa. Hago mis ensayos, mi gimnasia, mi buena alimentación, no bebo una sola gota de alcohol, ni siquiera cerveza. Claro, si vas mucho de fiesta mantener eso es mucho más difícil. Por eso me autoprotejo en una burbuja, para no perder lo que yo quiero. 

CN: Aunque te definas como ‘alien’, ¿alguna vez desvelarás el misterio de tu edad?

RA: Al viajar por las galaxias, los ‘aliens’ tenemos un cómputo de edad distinto y el paso de los años se refleja de una manera más lenta. Los aliens no somos ni de aquí ni de allí y ni siquiera tenemos edad. Jaja.

CN: ¿En qué cree Romano Aspas? ¿En Dios? ¿En el karma?

RA: Creo en Dios sí, pero evidentemente no en un icono. No me creo el Dios de barbas pero sí en una energía superior y una fuente de saber universal al que estamos todos conectados al que todas las almas regresamos. En cuanto a los aliens todos lo somos porque estamos hechos de polvo de estrellas, todos venimos del Big Bang. Cuando me refiero a los aliens en realidad me refiero a personas iluminadas como la Madre Teresa de Calcuta, Jesucristo, Michael Jackson, Gandhi o Frank Sinatra. Cualquier persona que vibre en la frecuencia del amor puede ser un alien. 

CN: Aparte de ‘alien’ también te consideras un alquimista moderno, ¿qué hace un alquimista cantando reggaetón?¿has encontrado ya la piedra filosofal?

RA: El Universo es un gran espejo y la energía que envías a tu entorno la recibes multiplicada. Cuando alguien que te haya hecho algo negativo aparezca en tu mente debes saber enviarle amor. Puedo decirte que he sufrido injusticias y haber conseguido esto en la práctica diaria es el mayor grado de iluminación que he podido conseguir. Mi vida ha cambiado a mejor desde que lo llevo a cabo, desde que me iluminé. 

CN: ¿A qué aspira en la vida Romano Aspas? ¿Cómo llevas la fama?

RA: Siento que lo que me está pasando es maravilloso y que el amor que uno da de una manera incondicional y gratuita te lo devuelve el Universo. Y, por supuesto, esto es solo el principio porque mi objetivo es la universalidad (risas). Ayudar a todas las almas y hacer felices a las personas de todo el mundo, no solo de España o de América, a todos los continentes e incluso del Universo.

CN: ¿Ya tienes planazo para el año que viene? ¿Habrá sorpresas?

RA: Tengo muchos proyectos. Se está grabando un largometraje en Madrid en el que participo. También tengo otro proyecto para Mediaset pero que se emitirá en enero o mayo del año próximo, no puedo contar mucho pero salgo cantando por ahí. Además, estoy preseleccionado por el director de producciones de Disney Latinoamérica para protagonizar una serie internacional. Haré una presentación ante los medios en México y Argentina junto a actuaciones en Madrid y Barcelona. Por último, estoy grabando nuevos videoclips y componiendo junto a mi productor en la República Dominicana. 

CN: Para acabar, ¿podrías echar mano a tus saberes alquímicos y ofrecer un consejo de vida a los lectores de Código Nuevo?

RA: Que sigan su corazón y que hagan lo que más les motiva. Que tengan mucha fe en ellos mismos y que no tengan miedo en emprender sus propios proyectos. En mí no creyó nadie pero como decía Rockefeller, "si no crees en ti mismo nadie creerá en ti”, por lo que siempre es mejor llevar a cabo tus propios proyectos que esperar a que sean los demás los que te validen. Si no haces lo que realmente deseas te sentirás frustrado y, peor aún, te darás cuenta de que has perdido el tiempo. Si eres capaz de conspirar junto al Universo conseguirás lo que desees. Y recuerda que nunca es demasiado tarde: hay jóvenes que son viejos y viejos que son eternamente jóvenes.