Cómo es un rodaje porno y otras preguntas que te haces sobre el cine x

Para que tú puedas masturbarte tranquilamente en tu casa delante de una peli o un clip porno han tenido que pasar muchas cosas antes. Probablemente mientras estés en faena no te plantees la envergadura de la industra de la que eres cliente. La pornografía es uno de los mayores negocios del mundo. De hecho, algunas páginas porno reciben al mes más usuarios que Netflix, Amazon y Twitter juntos. España es el 13º país del mundo en el que más porno se ve y los consumidores pasan una media de 8 minutos viéndolo, según los datos que publicó Pornhub a principios de año.

Para que todas estas personas y tú os masturbéis en vuestra casa, hay miles de personas trabajando. Desde los actores y actrices que ves en tu pantalla hasta cámaras, maquilladores, iluminadores, productores y un larguísimo etcétera de gente que llega a pasarse hasta 12 horas de rodaje para 40 minutos de clip. Pero, ¿qué pasa en esos lugares? ¿cómo es la relación entre esas personas detrás de las cámaras? Seguro que te has hecho estas y otras preguntas. Aquí tienes algunas respuestas.

¿Cómo es un día de rodaje en España?

Los rodajes son diferentes dependiendo del género de la película (amateur, pornglam, mainstream…). Puedes estar filmando desde una mañana hasta varios días sin parar. Por eso, se empieza a trabajar muy temprano en el escenario de grabación, en hoteles o casas privadas.

Los actores y actrices aparecen sin maquillar ni peinar, como cuando te levantas de tu cama un lunes por la mañana. Eso sí, duchados y con los dientes limpios. Porque si hay algo que existe en el porno es cierta obsesión por el aseo personal. Mientras se les maquilla, los técnicos preparan las cámaras y los actores se van masturbando porque tienen que empezar a grabar empalmados.

Se suele filmar primero la comedia, el fontanero que conoce a la soltera madurita, la amiga que espía a su compañera masturbándose, y ese largo etcétera de representaciones supuestamente cotidianas. A partir de ahí, se graba más de una hora de sexo descontrolado, de sudor, de mamadas, de penetraciones y de posturas imposibles. En el porno mainstream la escena empieza siempre con mamada, quizás algo de cunnilingus, penetración vaginal, penetración anal (acordada con anterioridad) y corrida – a escoger entre creampie (en la vagina o ano), cara o tetas.

El equipo acaba el día con unas hamburguesas fast food, mientras se comentan las anécdotas del rodaje envuelto en un aroma de saliva, semen y genitales.

¿Los actores se conocen antes de grabar?

El porno español es como una pequeña familia: todo el mundo se conoce; a excepción de aquella actriz o actor nuevo. Los protagonistas de la escena saben con anterioridad quién será su(s) pareja(s). Si te gusta tu compañero, estás de suerte. Si no, es tu trabajo.

Existen ocasiones donde los actores tienen tanta química que no puedes distinguir si están grabando o follando. Incluso empiezan a calentar el ambiente mucho antes de gritar “¡Acción!”. En otras, acaban de tener el orgasmo final y se están matando. Al fin y al cabo, es un trabajo y como tal, tienes tus amigos y tus enemigos. Solo que en este caso, tienes que follar con ellos.

SONY DSC
Amarna Miller preparándose para rodar una escena. Fotografía por Private.

¿Ser actriz/actor porno es el mejor trabajo del mundo?

No. El mejor trabajo es aquel que disfrutas. Y aquí no sirve ‘que te guste follar’. A todos nos gusta y muy pocos servimos para el porno. Te debe apasionar grabar pornografía. Porque el polvazo que tendrías en tu cama dista mucho de aquel que tienes con 3 cámaras apuntando a tu polla o a tu coño. Implica muchísimas horas extenuantes de rodaje, de volver a repetir lo mismo una y otra vez, de posturas incómodas y de calambres en las piernas mientras te corres. Y algo que nadie tiene presente es que trabajas con tu sexualidad. Si das un paso en falso, puedes generar un trauma el resto de tu vida.

¿Los actores y actrices disfrutan?

En la mayoría de los casos sí, aunque deben simular una excitación y un goce por encima de la media para que te pongan cachondo a través de la pantalla.

Los orgasmos masculinos no son fingidos, aunque existen actores que pueden correrse sin llegar a estar excitados e incluso, erectos. En el caso de las mujeres, hay de todo. Chicas que simplemente con tocarlas ya están gimiendo y otras que realmente están teniendo el mejor orgasmo de su vida justo delante de ti. Al fin y al cabo, los genitales están llenos de terminaciones nerviosas que con tocarlos proporcionan placer. Así que a nivel anatómico, sí que disfrutan.

¿Y qué pasa con el dinero?

A nivel social, se tiene la certeza de que los actores y actrices porno ganan mucho dinero. Pero como en todo, depende de tu reputación y tu caché. Si eres una actriz nueva, no ganará tanto dinero como una actriz cuya carrera haya despegado también en Estados Unidos. Aquí en España, la media que puede ganar una actriz es de 100 a 350€ por escena. Suponemos que tiene dos escenas a la semana, unas 8 escenas al mes hace un total mensual de 800€ a 2.800€. Por supuesto, hay personas en el porno que cobran mucho más por una escena (y mucho menos).

Se estima que la industria del porno mueve unos 88 mil millones de euros en todo el mundo y da trabajo a miles de personas. Aunque las mujeres cada vez consumen más, los hombres siguen siendo la mayoría de consumidores por lo que gran parte del porno es sexista y está hecho por y para hombres.

Ahora que tu curiosidad está un poco más saciada, probablemente la próxima vez que te masturbes tranquilamente en tu casa no pienses que eres un engranaje de toda esta maquinaria y solo busques, una vez más, tu orgasmo rápido antes de irte a dormir.