Resuelto el misterio del millonario que escondió un cofre de oro en las Montañas Rocosas

En su libro autobiográfico 'The Thrill of the Chase', el coleccionista jubilado Forrest Fenn dejó las nueve pistas necesarias para encontrar un cofre valorado en más de un millón de dólares. Al menos cuatro personas murieron intentando encontrarlo

La historia tenía todos los ingredientes para convertirse en una película de Hollywood: un millonario aburrido, un cofre repleto de oro y joyas antiguas escondido en algún lugar de las Montañas Rocosas, un enigmático libro que revelaba su ubicación exacta y al menos cuatro aventureros muertos intentando encontrarlo. Después de 10 años desde la publicación del libro The Thrill of the Chase, la autobiografía del coleccionista jubilado Forrest Fenn y que llegó a ser un éxito de ventas, la gran búsqueda por el tesoro ha llegado a su fin. Como el mismo Fenn confirmaba en su página web, el pasado 6 de junio un explorador dio con la ubicación exacta del cofre y acabó por el misterio por el que miles de personas habían pateado las montañas del condado de Santa Fe, en Nuevo México, en la última década.

"Estaba bajo un dosel de estrellas en la exuberante vegetación boscosa de las Montañas Rocosas y no se había movido del lugar donde lo escondí hace más de 10 años”, escribió el millonario de 89 años que se ha negado a revelar la identidad del afortunado así como el lugar exacto donde lo dejó. Eso sí, para evitar ser culpado de las muertes ocurridas en los últimos años entre buscadores del tesoro, siempre quiso dejar claro que él mismo podría haber llegado al lugar a pesar de ser octogenario, por lo que no era un lugar de difícil acceso o peligroso. "Cualquier lugar puede llegar a ser peligroso para cualquier persona que viole las reglas de sentido común", insistía cada vez que algún buscador caía por un barranco o desaparecía sin dejar rastro.

Eso mismo es lo que le ocurrió a Jeff Murphy, un hombre de 53 años cuyo cuerpo fue recuperado del fondo de un acantilado en junio de 2018 mientras buscaba el cofre o a Randy Bilyeu, quien desapareció en 2016 después de comunicar a su familia que había partido en busca el tesoro de Fenn. Según la División de Búsqueda y Rescate de Nuevo México los casos de personas que necesitaron ser rescatadas en la región montañosa de Santa Fe era inusualmente alto debido a que muchos interpretaban que el cofre se escondía en lo más intrincado de la cadena montañosa. Que se sepa hubo al menos cuatro muertos, pero la cifra podría haber sido incluso mayor teniendo en cuenta que cientos de personas en el país llegaron a dejarlo todo por encontrar el tesoro.

Y no era para menos, según ha revelado el propio Fenn, el contenido del cofre superaba el millón de dólares en valor e incluía figuras de arte precolombino, arte prehistórico, objetos chinos tallados en jade y monedas de oro y joyas hasta completar un peso de 9 kilos. Esa misma cifra era la de pistas que se escondían en su libro y que, según se ha podido saber ahora, se concentraban principalmente en un poema de 24 líneas que, al parecer, habría dado la clave definitiva al aventurero que encontró el tesoro. Por lo demás, lo único que se sabía del paradero del cofre era que se encontraba a no menos de 13 kilómetros del condado de Santa Fe, entre las montañas y una altura superior a los 1.500 metros sobre el nivel del mar. 

Pero el ingenio de Fenn había sido el suficiente para mantener a los curiosos a raya durante una década, no indefinidamente como quizá él esperaba. "No sé, me siento medio feliz, medio triste, porque la búsqueda ha terminado”, declaró al diario The Santa Fe New Mexican con una mezcla extraña de emociones, probablemente sabiendo que la emoción del juego había llegado a su fin y que, en cierta forma, su ingenio había sido vencido. Igualmente, Fenn siempre se mostró contento de incentivar que muchas personas dejaran el sedentarismo que él tanto odiaba y se lanzaran a la aventura. "Aplaudo a los que se mantienen en la búsqueda y disfrutan lo que la naturaleza tiene para ofrecer”, apuntó durante estos años. 

Es posible que su única voluntad con todo el misterio del cofre y el libro fuera hacer ver a los demás que sentado en el sofá no corres el riesgo de caer por un barranco, pero jamás alcanzarás ninguna recompensa. Para el millonario el mayor tesoro en la vida era disfrutar la búsqueda y salir del conformismo, esa era probablemente la única lección que quería trasmitir aunque, desgraciadamente, su juego le costó la vida a cuatro personas. Ahora todo ha acabado, pero quizá las personas que leyeron su libro y no se atrevieron a salir de sus casas, o aquellos que estuvieron buscándolo aprendieron una lección: el que de verdad está atento a las señales y se pone en marcha para aplicar lo aprendido acaba siendo recompensado. El único problema es que, a veces, la avaricia lo acaba fastidiando todo.

CN