Respondemos a la eterna pregunta: ¿sexo con ojos abiertos o cerrados?

Aunque la mejor manera de descubrir qué funciona mejor para ti es experimentar con ambas posibilidades

Los ojos son cruciales a la hora de transmitir emociones. De hecho, y según una investigación de 2014 publicada en la revista científica Psychological Science, la mirada mutua sostenida entre dos personas es una de las pruebas más fiables de que están enamorados. Y si son frecuentes aún más. Es la suma expresión de la comunicación romántica. No obstante, en muchas ocasiones ocurre exactamente lo contrario con la lujuria: muchas personas prefieren cerrar los ojos que mantener contacto visual con la otra persona cuando están teniendo relaciones sexuales. Pero, ¿por qué?

Según este post de Reddit, donde muchas personas también aseguran preferir mantener los ojos abiertos, quienes los cierran lo hacen por diversas razones. Desde “tener los ojos abiertos es demasiado abrumador y me lleva a no poder prestar atención a la sensación física” al “si puedo mantener los ojos cerrados es mucho más fácil para mí estar presente en lugar de distraerme, pasando por “es más fácil concentrarse en los sonidos, lo que me excita más que cualquier cosa visual” o “mis ojos se cierran naturalmente cuando me acerco al orgasmo”. Por algo es tan famoso el blindfolded (sexo con los ojos blindados).

Aaron Ben-Zeév, uno de los mayores expertos mundiales en el estudio de las emociones, asegura en Psychology Today que esa tendencia a tener sexo con los ojos cerrados responde al poder de la imaginación. “Las fantasías son esenciales en el deseo sexual, ya que ofrecen una manera efectiva de hacer frente a las limitaciones externas. Las fantasías sexuales tienen la función de evitar la información negativa y agregar datos positivos”, dice el experto. Es decir, que cerrar los ojos no solo aumenta la intensidad de las sensaciones, sino que permite aumentar la excitación.

No obstante, y como apunta el propio Ben-Zeév, una investigación publicada en la revista científica European Neuropsychopharmacology, tener relaciones sexuales con las luces encendidas y los ojos abiertos pueden ser factores claves para que esas relaciones sexuales sean mejores. Especialmente en los hombres, ya que la luz aumenta sus niveles de testosterona. Como señala Ben-Zeév, quizá la clave sea combinar los ojos abiertos con cerrarlos de vez en cuando, sobre todo cuando nos acercamos al orgasmo. Sea como sea, cada persona es un mundo y lo mejor, siempre, es experimentarlo todo.