Esa persona que como amigo es de puta madre pero como pareja bastante cabrona

Todo el mundo conoce a alguien que es infiel por vocación, o que hace sentir a su pareja como una mierda día sí, día también. Y siempre debería parecernos mal, pero cuando ese alguien es muy cercano a ti, habéis compartido mil historias y se hace llamar tu mejor colega, tienes un problema. Sí, tiene un máster en hacerte reír y siempre está ahí cuando le necesitas, ¿qué más se puede pedir de una amistad? Pues algo que te incumbe más de lo que crees.

"No se lo cuentes, pero..."

Estáis unos cuantos de birras un viernes,  con el buen rollo de siempre, y la pareja de tu amig@ hoy se marcha pronto porque no se encuentra bien. Al cabo de un minuto tu colega está móvil en mano y sonriendo, así que se oye un: "Joder, ¿os acabáis de despedir y ya estáis de mensajitos?". A lo que él o ella responde: "Que va, que me ha escrito el/la que me tiré la semana pasada... mira, mira qué foto se ha puesto... Y mañana he quedado con otr@... Estoy on fire".

Genial. Te congelas por dentro y tragas saliva, porque de golpe piensas en cómo se sentiría su pareja si estuviese delante. Felicidades: te corre sangre por las venas.

"Eres imbécil, ¿o qué?"

Quizás no haya infidelidad de por medio, sino que tu colega se dedica frecuentemente a hablarle a su pareja como el culo sin razón alguna, dejándole mal en público o manipulándol@ en privado. Es lo que se conoce como un destroza-autoestimas, que suele ir a conjunto con el/la dependencia emocional. Ya no sabes cuántas veces le has visto soltarle un moco o decirle que se calle sin venir a cuento, a lo que su novio/a baja la cabeza o se va, disculpándose, con los ojos enrojecidos.

Si cuando pasa esto se te eriza el vello y te agarras a la silla, si se te hace un nudo en la garganta, es normal: se llama empatía, algo que tu amig@ no está practicando. Además le has cogido cariño a su pareja porque quien es importante para tus amigos, lo es para ti. Pero es que aunque no tragases a esa persona, si estás en esta situación, no deberías quedarte de brazos cruzados. ¿Por qué?

1. Por principios

No hace falta enzarzarse en relativismos éticos para saber si está mal lo que hace tu colega: Es tan básico como recordar el "que trate a los demás como le gustaría que le trataran a él/ella". Tan simple como que no hay que ser hipócritas para que nos acepten, o porque nos convenga. Evitar que otra persona sienta un dolor innecesario tendría que salirnos a todos de forma natural. Y claro que todos cometemos errores, pero precisamente por eso queremos que alguien nos lo diga, que nos mire a los ojos y nos diga que la estamos cagando. Esto nos lleva al siguiente punto.

2. Por tu colega

Actuar así no le hará ningún bien. Si tiene una relación tóxica, debería repensarla, si no quiere monogamia, que lo diga y deje elegir a la otra persona, porque su mentira de hoy es el drama de mañana. Que tome rutas alternativas para ser feliz, porque amargar a alguien nunca nos aporta. Lo último que quieres es que esa persona se quede sola porque no sabe cuidar a los demás.

También es verdad que cada caso es un mundo, y si sus motivos para actuar de forma mezquina son otros que puro egoísmo o apatía, también harás bien en descubrirlos e intentar ayudarl@. Es decir, si su hijoputez se debe a algún trauma o inseguridad extremas, con más razón deberíais hablarlo. Las personas que hacen daño a los demás suelen esconder heridas mal curadas o cicatrices que supuran.

3. Sobre todo, por ti

Tómate el tiempo que haga falta para influir en la situación, pero si tu amig@ se niega a escucharte, replantéate algunas cosas. Si es capaz de hacérselo a su pareja, ¿por qué no te putearía a ti? Puede que hoy te baste alguien con quien compartir unas risas, pero a largo plazo tus amigos son la familia que vas eligiendo. La calidad humana que te rodea va creciendo contigo, y preferirás rodearte de personas a quien admirar antes que alguien a quien no puedes defender ni ante ti mism@. Porque no puedes exigirle a nadie que sea perfecto, pero sí que intente ser la mejor versión de sí mismo.