Pasó un año sin probar el alcohol y descubrió que en realidad no era mala persona

Durante 15 años, todo lo que quería Sam Grittner al levantarse de la cama era beber. Hasta que decidió dejar de beber

Hubo un tiempo en el que Sam Grittner era mejor farmacéutico que la mayoría de los farmacéuticos de su barrio. Durante 15 años de su vida, al despertarse, Sam solo pensaba en una cosa: matarse. Se odiaba, aunque le costaba saber quién era. Los expertos lo llaman "depresión de Schrödinger". Por eso, consumía. Alcohol, porros, drogas, químicos. Por eso aprendió a mezclarlo todo. Se volvió hasta mala persona, mentía, manipulaba y era débil. "Era un monstruo", escribe ahora en Medium. Hasta que decidió, de la noche a la mañana, acabar con esa espiral de autodestrucción y volver a la vida.

Un pobre niño que no merecía amor

Luchar contra su dolor era como "tratar de acabar una granja llena de serpientes invisibles (...) consume mucho tiempo, es jodidamente estúpido y, aunque lo hagas, nadie más lo verá". Es como tener el cuerpo lleno de marcas de mordidas y de veneno y tener que mostrarlo todo el tiempo. Intentó dejar de beber cientos de veces. La primera, por sus amigos y familiares y con la esperanza de recuperar a alguien a quien había amado, aunque no habían hablado en años.

"Todavía quería la solución rápida. Sabía que volvería a fumar marihuana. Y lo hice, siete meses después de mi primer intento real de recuperación, me desperté una mañana y me dije que había trabajado lo suficiente. Así que tomé una pastilla. Luego al día siguiente, tomé dos. El tercer día, supe que ya no estaba sobrio, así que comencé a fumar marihuana nuevamente. En un mes me estaba emborrachando e intentaba marcar heroína", recuerda ahora que ya ha pasado sus primeros 365 días sin probar gota de nada.

Si tomo algo, tomaré algo más

Un día, un amigo se lo llevó a cenar y le preguntó si quería morir triste y solo porque eso era lo único que le esperaba si seguía por ese camino. "Vi esa puerta otra vez. Era brillante y resplandeciente y, aunque estaba completamente abierto, no tenía idea de lo que había al otro lado, pero podía sentir el calor, escuché risas y, lo más importante, no necesitaba una invitación o una llave para entrar", recuerda Sam, "todo lo que tenía que hacer era decidirme y caminar". Empezó fumándose los dos únicos porros que le quedaban en el bolsillo. A partir del día siguiente, todo se acabó.

Fue a un centro de rehabilitación donde se sorprendió porque la gente era capaz de escuchar y entender sin juzgar porque venían del mismo lugar. Escucharon y dijeron que entendían que habían estado exactamente en el mismo lugar. "Los creí, así que seguí volviendo a ellos, especialmente cuando las cosas se ponían mal. Me volví brutalmente honesto conmigo mismo en cada situación".

No hay recetas

No hay un camino perfecto para estar sobrio y nadie lo hace "de la manera correcta", explica Sam. Lo único que tienes que grabarte en la cabeza es "no tomes por hoy". Mañana será otro día, las bodas y fiestas, otro. Y así vas sumando. "Hace un año no tenía remedio, me rompí y quería morir. Creía que a la edad de treinta y seis años era demasiado tarde para hacer que valiera la pena vivir una vida. Hoy, me mudé a mi propio apartamento, trabajé dos trabajos y logré terminar de pagar todas mis deudas", apunta. Consiguió ese trabajo porque estaba sobrio. Obtuvo la promoción porque todos los días se presentaba sobrio y agradecido de poder trabajar.

Y lo más importante: "me amo a mí mismo". Ahora sabe que es una buena persona, que seguirá cometiendo errores porque es humano, pero está en paz con eso. "Estaré bien pase lo que pase", concluye.