Olvídalo, Nunca Harás Un Viaje Tan Emocional Hacia Ti Mismo Como Cuando Viajes A India

India jamás vibrará al ritmo que tú traes de tu propia casa. Deja ya de pedir hojas de reclamaciones, aquí no usan. No pierdas tiempo explicando a camareros cómo quieres lo tuyo. Asúmelo, te lo van a hacer como lo hacen siempre. Sobre todo, no te cabrees cuando lo que veas diste tanto de lo esperado. Espabila ya, que si no estás despierto, te pasan por encima hasta las mismas vacas o caes de bruces en los desconchones. Shanti, shanti -algo así como ‘relájate, compadre’- y dale a las cosas esa oportunidad que merecen porque es posible que quieras salir por patas de cada lugar nuevo al que llegues. Desde el minuto cero, si tu vuelo aterriza en Delhi y saliendo del aeropuerto, recordarás y entenderás muy bien esto que te quiero decir.


1ª enseñanza india: nuestras creencias no funcionan 

El primer impacto: ‘¿qué es toda esta gente tirada en el suelo? ‘. Saca tus absurdas ideas de la cabeza, porque todas estas personas que ves no son pobres de solemnidad. India sufre de superpoblación, algo que no entiendes hasta pisar un lugar así.  Aquí, simplemente, la gente se sienta -o se recuesta- sobre el suelo tan ricamente. Porque descansar es un acto tan natural como buscar un lugar con sombra y donde corra el aire, desempolvar un poco la zona y doblar rodillas hasta llevar el trasero hasta la misma tierra. Incluso los más ricachones descansan así. ‘Uuuuhhh…¡qué raros!’ Pero piénsalo por un momento, ¿no seremos nosotros los raritos con nuestros tronos, sillas y sillones? Da mucho que pensar el que, por culpa de ellos, tengamos a nuestros viejos que no pueden ni amarrarse los cordones.

Si fuésemos conscientes de los beneficios que supone para nuestra espalda sentarnos rectos en el suelo (piernas cruzadas y con la mayor superficie de contacto posible con el suelo, o en cuclillas), pasaríamos mucho más tiempo así. Para nosotros, lo de hacerlo sobre el piso es como de gente de vida alegre, pero aquí -hazme el favor- cambia el chip y empieza a replantearte todas tus creencias. Olvídalas por un tiempo porque no funcionan.

Varanassi_codigo-nuevo

2ª enseñanza india: aceptemos todo tal y como es 

Si descansas bien después de los tropecientos kilómetros que recorrerás incomodísimo -lo de los medios de transporte y las distancias es otro concepto- verás al despertar que todo lo que te rodea es muy inspirador. Pero si no lo haces así -si vas zombi por la vida- es muy posible que entres en estados mentales de confusión, crisis nerviosa o pánico. Esto no solo vale para India, pero llama la atención la de viajeros que cuentan horrorosas experiencias culpando a los indios de todo. Tras escarbar en sus historias, resulta que fueron víctimas de sus propios cansancios, malentendidos, asquerosos prejuicios y una sublime incapacidad para entender que los indios de la India tienen su propia manera de ver las cosas.

Vrindaban Ashram_codigo-nuevo

3ª enseñanza india: nuestro ego y apegos apestan

Así es. Todas las personas locales que con curiosidad te rodean, son mucho más listas que tú. Quizá no te parezca así, por notarles bastante menos malicia y violencia de la que estamos tan acostumbrados. Es pasmosa la luminosidad, que desde la más tierna ingenuidad, brota de la cara de la mayor parte de indios en India. Pueden estar pero que muy jodidos, que no aflojan -ni para atrás- la chispa de sus ojos. Dicen los que saben de esto, que es porque cuentan con cierto poder espiritual. Ni me preguntes, no lo sé, pero haz la prueba ahora. Vete corriendo al espejo y localiza, en ti, las tensiones que albergas en la misma cara. Y no te digo más del resto del cuerpo.

Si continúas con la idea de lo cívicos y evolucionadísimos que somos en occidente, haz como ellos y siéntate solo a tomar chai callejero en cualquier esquina. Observa detenidamente cada movimiento coreográfico ejecutado por quien prepara el té. Aleja tu mirada hacia la señora de impecable shari que, con cualquier palo, ahuyenta a los monos. Déjate preguntar indiscretamente, aunque sea mediante señas, por cualquiera de los señores con los que compartes hueco.

Siente la teína, el cardamomo, el jengibre, la pura leche de búfala. Lo sabes, no has probado nada más orgánico en tu puñetera vida. Contéstame ahora: de todos tus vicios, de todo lo que posees ¿cuántas cosas necesitas de verdad? Reflexiónalo en medio de todo esto. ¿Sigues creyéndote tan importante? Realmente, todo lo que haces y tienes ¿aportan a tu vida algo tan especial?

Kolkata_codigo-nuevo

4ª enseñanza india: disfrutemos de esta unión

Ya estás preparado. Déjate fluir. Así, de esta manera, la misma marea será la que te lleve al destino. No sigas ese plan que habías descrito. No hagas caso de lo que te cuenten los guiris y vive sin miedo tu experiencia. Por favor, tira a la basura ya la Lonely Planet y aléjate de turistas como tú. Sustitúyelos por locales y, siempre que puedas, déjate aconsejar por ellos.

Sorpréndete de todo esto que nos rodea, porque tiene algo importante que decir. Escúchalo, es algo que sabías, pero que -de alguna manera- olvidaste. El mensaje está ahí, míralo. Algo, entre todo eso que sientes, es de verdad. Ese algo sería eso que somos. Lo que nos une a todo, y a todos, para convertirnos en solo UNO.

Amritsar_codigo-nuevo

Llámalo X, pero India cuenta con esa fuerza gravitacional que, desde siempre, atrae por inercia a todas las civilizaciones. Uno no lo sabe a priori, pero hay algo aquí que te hace sentir en el mismo origen. En la casilla de salida. La mala o buena noticia es que se trata de algo tan experiencial, que nadie podría contártelo o sentirlo por ti. Capito?!!! Entonces, si encuentras el billete de ida que puedas pagar, cógelo. El de vuelta lo pillas desde aquí. Te lo aconsejo así, porque es tan probable que te sientas tan vivo -pero tan vivo- que desees alargar mucho más la cosa. A la vuelta, con tus chakras en línea y nuevo rictus en el careto, ya nos cuentas si no es verdad todo esto tan difícil de expresar.

Todos Uno_codigo-nuevo

Crédito de las imágenes: Manu Manute