Mr Potato será de género neutro para ser más inclusivo

La legendaria empresa de juguetes ha decidido darle un giro a uno de sus muñecos más emblemáticos despojándolo de las etiquetas de género.

Hasbro, empresa de juguetes americana fundada hace casi 100 años (en 1923) ha decidido renovar a uno de sus juguetes más emblemáticos, Mr Potato (Señor Patata o Señor Cara de Papa, según desde dónde nos estés leyendo), despojándolo de género para convertirlo en un personaje de género neutro. La decisión, a priori, no debería ser tan polémica, ¿no? Al fin y al cabo las patatas son solo eso, patatas, y hasta donde sabemos los tubérculos nunca han tenido género. Lo de crear personajes divididos por género, el Señor y la Señora Patata, responde más a una convención social y una necesidad de marketing: si podemos duplicar nuestros modelos haciendo a uno hombre y uno mujer la gente los comprará por parejas siguiendo los roles de género tradicionales. Ken tiene a Barbie, Barbie a Ken, y el Señor y la Señora Patata se tienen el uno al otro.

Las empresas se adaptan a lo que el público quiere y, lo mismo que en un momento dado hacer de dos patatas un matrimonio convencional era lo más rentable y cool, ahora que soplan otros aires devolver a la patata a su estado sin género original suena más moderno y da un lavado de cara a un juguete que, puede que de otra forma, estuviera cayendo poco a poco en el olvido. No han faltado comentarios de indignación al respecto. Curiosamente, estos comentarios tremendamente indignados suelen nacer siempre de gente que acusa a las nuevas generaciones de indignarse por todo. Paradojas de la vida o, más bien, ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio.

Parece que desde nuestra visión adulta se nos olvida muchas veces cómo jugábamos como niños. Cuando los críos jugaban con el Señor y la Señora Patata alternaban sus accesorios entre sí sin importarles demasiado (o nada) cuál se supone que corresponde a qué género. Seguramente no estaban pensando en si respondía a una idea de masculinidad perfectamente soldada y sin fisuras, le estaban poniendo adornos a una patata. Fin. Para calmar los ánimos Hasbro ha tenido que lanzar un comunicado aclarando que el Señor y la Señora patata no irán a ninguna parte, no van a ser descatalogados, simplemente su catálogo va a ser ampliado con compañeros de género neutro. Llegaron un poco tarde porque, para entonces, ya estaban ardiendo las redes.